Archive for the el lobo Category

Lobos II

Posted in el lobo on 4 junio, 2011 by Yo por la naturaleza

Image du Blog chezmanima.centerblog.net

Comportamiento lobos

La especie de los lobos está considerada como superdepredadora. Esto significa que no tiene competencia externa de otros animales que determinen su población. Por eso, su nivel de crecimiento dependerá exclusivamente por la cantidad de alimento de que dispongan o las posibles enfermedades que afecten a sus miembros.
Lobo aullando    
Los lobos son animales sociales, viven en grupos o manadas. Dentro de cada grupo existirá una jerarquía interna que dirigirá el comportamiento de sus miembros.
La existencia de estas manadas tiene como objetivo la supervivencia.
También se dan casos de lobos solitarios, que buscan otros lobos u otras manadas para integrarse.
Los lobos suelen tener una camada al año, aunque a veces se da el caso que son dos. Tienen entre tres y ocho cachorros cada vez.
A estos pequeños lobos, menores de tres medes, se les llama lobeznos.
La lactancia dura un mes y los lobeznos son alimentados por cualquier hembra de manada, sea su madre o no.
Durante ese tiempo, la hembra alimenta al cachorro y el lobo alimenta a la hembra.

Cuando los lobeznos cumplen tres meses, pasan a ser considerados lobatos. Al año y medio son considerados lobos adultos.
La jerarquía dentro de cada manada se marca desde el principio. Unos individuos se imponen al resto, normalmente por su físico o por su carácter.
Este orden se seguirá también a la hora de acceder al alimento y en la reproducción.
De hecho, si hay cachorros que son mucho más débiles que los otros, la madre puede llegar a rechazarlos.
Dentro de cada sexo también existe una jerarquía. Los de las posiciones más altas se conocen como “alfa”, a los siguientes “beta”, y así, sucesivamente, hasta llegar a los últimos que se conocen como los individuos “omega”.


Manadas de lobos

La principal actividad que se lleva a cabo en la manada es la caza. Las tareas están designadas previamente a cada individuo. Una de las ventajas de los lobos es su resistencia, por eso, a la hora de cazar será su baza para agotar a su presa y así capturarla.
Cuando cazan, los lobos no aúllan ni ladran, como pueden hacer los perros. De esta forma se puede determinar quien ataca rebaños en determinadas zonas.
Algunos estudios revelan que los lobos son monógamos. Además, dentro de cada manada, la pareja alfa será la que se reproduzca. El resto de lobos de la manada no se reproducirán a menos que ocupen el puesto de dominante.
Cuando la manada se hace muy grande, se produce una separación natural para que algunos individuos se separen y formen una nueva en otro territorio. También existen casos de lobos solitarios que viven buscando una nueva manada que les acepte.

El lobo ibérico

El nombre científico del lobo ibérico es el de canis lupus signatus y es una subespecie de lobo pardo que vive en la península ibérica.
Su color predominante es el marrón, aunque existen ejemplares de tonos rojizos o incluso más oscuros. Los lobos ibéricos más jóvenes se distinguen por tener un color más grisáceo, especialmente en invierno.
El peso medio de un lobo ibérico, ronda los 40 kilos si se trata de un macho y 30 kilos si es hembra.
Otro rasgo físico que sirve para diferenciar el sexo en esta raza es el tamaño de su cabeza. En machos es bastante más grande que en las hembras.
Las principales características del lobo ibérico, con respecto al lobo europeo son varias. Normalmente se trata de marcas o manchas, por eso su nombre “signado” que significa “marcado.
Las manchas blancas en los laterales del hocico, también llamadas bigoteras.
En las patas delanteras tienen una línea vertical de color negro.
En la zona de la cruz, tiene una mancha oscura. También se le llama “silla de montar”.
La cola también tiene una marca oscura.
En España existen diferencias en la fecha de la reproducción según la latitud de la zona. Un ejemplo de ello es que en Sierra Morena los partos de suelen dar un mes antes que en la zona de la cordillera Cantábrica.
La madurez sexual es alcanzada por las hembras a los cinco años de edad, aunque lo normal es que tengan cachorros cuando cumplen dos años. También pueden reproducirse antes de cumplir un año, pero no es lo más habitual.
Las hembras mejor alimentadas tendrán mayor número de crías. De todas formas, la media en España se sitúa entre los 5 y los 6 cachorros.

via http://lobos.anipedia.net/-comportamiento-lobos.html

Los Acosados del Reino Animal

Posted in el lobo on 3 junio, 2011 by Yo por la naturaleza

HOMBRES Y LOBOS


Image du Blog chezmanima.centerblog.net
Source : chezmanima.centerblog.net sur centerblog.

Los hombres exterminaban sistemáticamente a los lobos en el norte de la región de los Grandes Lagos; donde quiera que fuera, los lobos eran perseguidos de distintas maneras. Aunque muchos los consideraran una amenaza, yo siempre me sentía más segura cuando había lobos en los bosques.

Dicen que hay un lugar del desierto en el que el espíritu de las mujeres y el espíritu de los lobos se reúnen a través del tiempo. Un desierto es un lugar en el que la vida está muy condensada. La vida en el desierto es pequeña pero brillante y buena parte de lo que ocurre tiene lugar bajo tierra . El desierto no es tan exuberante como un bosque o una selva. En él las formas de vida son muy intensas y misteriosas.

Lo digo con afecto y con lenguaje sencillo, tanto si eres un lobo negro como si eres un lobo gris del norte, un lobo rojo del sur o un blanco oso polar, ten por cierto que eres la quinta esencia de la criatura instintiva. A algunas personas no les gustará que olfatees las cosas para ver lo que son. Y tampoco les gustará que te tiendas de espaldas en el suelo y levantes las piernas en el aire, qué horror. Lobo malo. ¿Tienen razón?. No. Tú sigue adelante y diviértete.

LA LOBA

La loba canta con tal intensidad que el suelo del desierto se estremece y, mientras ella canta ,el lobo abre los ojos, pega un brinco y escapa corriendo cañón abajo. En algún momento de su carrera, debido a la velocidad o a su chapoteo en el agua del arroyo que está cruzando, a un rayo de sol, o a un rayo de luna que le ilumina directamente el costado, el lobo se transforma de repente en una mujer que corre libremente hacia el horizonte, riéndose a carcajadas.

Dicen las canciones primitivas: " Recuerda que si te adentras en el desierto y está a punto de ponerse el sol y, quizás te has extraviado un poquito y te sientes cansada , estás de suerte, pues bien pudiera ser que le cayeras en gracia a "la loba" y ella te enseñara una cosa….una cosa del alma…".

La loba nos promete que , si cantamos la canción, podremos conjurar los restos psíquicos del alma salvaje y devolverle su forma vital por medio de nuestro canto. La fuerza personificada por "la loba" encierra en sí el pasado personal ,y el antiguo, pues ha sobrevivido generación tras generación y es más vieja que el tiempo.

Entre los lobos ,cuando la hembra deja a las crías para ir a cazar, los pequeños intentan seguirla al exterior de la guarida y bajar con ella por el camino. Entonces ella les ruge, se abalanza sobre ellos y les pega un susto de muerte para obligarlos a huir y regresar corriendo a la guarida. La madre sabe que sus crías aún no saben valorar y sopesar a otras criaturas. Ignora quién es el depredador y quién no. Pero a su debido tiempo ella se lo enseñará por las buenas o por las malas.

Las lecciones básicas que una madre loba les da a sus crías acerca de los depredadores, son:

Si es amenazador y más grande que tú, huye.

Si es más débil decide qué es lo que quieres hacer .

Si está enfermo déjalo en paz.

Si tienen púas, veneno colmillos o garras afiladas , retrocede y aléjate en dirección contraria.

Si huele bien, pero está enroscado alrededor de unas mandíbulas de metal, pasa de largo.

Cada año nacen lobeznos. Suelen ser unas criaturitas de ojos adormilados con el oscuro pelaje cubierto de tierra y paja y no paran de gimotear, pero que inmediatamente espabilan y se muestran juguetones . Son criaturas encantadoras y solo quieren estar cerca y recibir mimos. Quieren jugar y quieren crecer.

La enseñanza de la resistencia se produce en toda la naturaleza. Cuando nacen los lobeznos , las almohadillas de sus zarpas son tan suaves como la arcilla. Y sólo se endurecen gracias a los paseos, vagabundeos y caminatas que les obligan a hacer sus progenitores. De esta manera pueden encaramarse y saltar sobre la afilada grava, las punzantes ortigas e incluso los vidrios rotos sin lastimarse.

He visto a madres lobas sumergir a sus cachorrros en las corrientes más frías que se pueda imaginar, correr hasta casi derrengar y agotar al cachorro y seguir corriendo a pesar de todo. Lo hacen para fortalecer a su dulce y pequeña criatura, para aumentar su vigor y su elasticidad.

Es interesante señalar que entre los lobos, por muy enferma que esté , por muy acorralada que se encuentre y por muy sola, asustada o debilitada que se sienta, una loba sigue adelante.

Se acercará a los demás en busca de protección de la manada. Intentará por todos los medios resistir, derrotar con su ingenio, dejar atrás y sobrevivir a cualquier cosa que la esté acosando. Pondrá todo su empeño en ir respirando poco a poco. En caso necesario, se arrastrará de un sitio a otro hasta que encuentre un buen lugar ; un lugar curativo, un lugar donde recuperarse.

La marca distintiva de la naturaleza salvaje es su afán de seguir adelante. Su perseverancia.

Allá arriba en el norte vi una vez una vieja loba que sólo tenía tres patas; era la única que podía pasar a través de una grieta donde crecían los arándanos. Otra vez vi a una loba gris agacharse y pegar un brinco tan rápido que por un segundo, dejó la imagen de un arco de plata en el aire. Recuerdo a una loba muy delicada, una recién parida todavía con el vientre deformado, pisando el musgo del borde del etanque con la gracia de una bailarina.

Y , sin embargo , a pesar de su belleza y de su capacidad para conservar la fuerza, a las lobas se les habla a veces de la siguiente guisa: "Estás demasiado hambrienta, tienes unos dientes demasiado afilados, tus apetitos son demasiado interesados".

LAS DIFICULTADES

Jamás resultan más ridículos los lobos que cuando pierden el rastro y se esfuerzan por volverlo a encontrar. Pegan brincos en el aire; corren en círculo; husmean el terreno; rascan la tierra, echan a correr, retroceden y se quedan inmóviles como estatuas.

Dan la impresión de haber perdido el juicio, pero lo que en realidad están haciendo es seguir todas las pistas que puedan encontrar. Se las tragan al vuelo, se llenan los pulmones con los olores que perciben al nivel del suelo y al de sus hombros, saborean el aire para ver quién ha pasado ultimanente por allí y mueven las orejas como antenas parabólicas captando las distantes transmisiones. Una vez que han reunido todas las pistas en un sitio, ya saben lo que tienen que hacer.

A veces cuando aparece un intruso los lobos gruñen, ladran e incluso lo muerden, pero otras veces se retiran hacia el lugar donde se encuentra su grupo y se sientan como se sentaría una familia. Se limitan a permanecer sentados y respirar juntos; las cajas torácicas se hunden hacia dentro y se proyectan hacia fuera, suben y bajan.

Se concentran en sí mismos, preparan de nuevo su terreno, regresan al centro de sí mismos y deciden qué es lo más importante y qué hacer al respecto. Llegan a la conclusión de que "de momento no van a hacer nada, se limitarán a permanecer sentados y a respirar, se limitaran a balancearse juntos".

Cuando lo lobos perciben el placer o el peligro, lo primero que hacen es quedarse absolutamente inmóviles. Se convierten en estatuas concentradas para poder ver, oir y percibir en su forma más elemental qué es lo que ocurre.

La naturaleza salvaje es la capacidad de ver lo que tenemos delante gracias a la concentración y al hecho de detenernos , mirar, olfatear, prestar atención, sentir y saborear.

Por regla general ,los lobos evitan los enfrentamientos, pero cuando tienen que defender su territorio o cuando algo o alguien los acosa o los acorrala sin cesar, estallan con la impresionante fuerza que les es propia. Ocurre muy raras veces, pero la capacidad de expresar su cólera figura en su repertorio.

LAS RELACIONES

A los lobos se les dan muy bien las relaciones. Cualquiera que haya observado el comportamiento de los lobos se habrá dado cuenta de la profundidad de sus vínculos. Las parejas suelen ser de por vida. Aunque se registren conflictos y desacuerdos entre los miembros de la pareja, sus fuertes vínculos les permiten superarlos y conocer juntos duros inviernos, numerosas primaveras, largos paseos, nuevas camadas, viejos depredadores, danzas tribales y cantos corales.

La vida instintiva de los lobos se caracteriza por la lealtad y unos vínculos duraderos de confianza y afecto. La integridad de sus relaciones deriva de su sincronización con la antigua pauta de toda naturaleza, el ciclo vida-muerte-vida ; o sea :nacimiento, desarrollo, declive y muerte, seguido siempre de un renacimiento.

Las cumbres y los valles están simplemente ahí y los lobos los recorren con la mayor eficacia y naturalidad posible. La naturaleza instintiva posee la prodigiosa capacidad de vivir todas las circunstancias positivas y todas las consecuencias negativas sin interrumpir la relación con el Yo y con los demás.

El lobo afronta los ciclos de la naturaleza y el destino con buena voluntad e ingenio y con la paciencia necesaria para permanecer unido a la propia pareja y vivir lo mejor que se pueda. Como los lobos y otras criaturas, el alma y el espíritu pueden vivir con muy poco y a veces pueden pasarse mucho tiempo sin nada.

Me fascina la forma en que los lobos chocan unos con otros cuando corren y juegan , los lobos viejos a su manera, los jóvenes a la suya, los flacos, los patilargos, los rabicortos, los de las orejas colgantes, aquellos cuyas fracturadas extremidades se soldaron torcidas. Todos tienen su fuerza corporal y su propia belleza. Viven y juegan de acuerdo con lo que son , quiénes son y cómo son. No fingen ser lo que no son.

Los lobos llevan unas vidas inmensamente creativas. Toman a diario docenas de decisiones, deciden si ir por aquí o por allá, calculan la distancia , se concentran en su presa, sopesan las posibilidades, aprovechan la oportunidad , reaccionan con fuerza para poder alcanzar sus objetivos. Tienen habilidad para localizar lo escondido , unir sus intenciones, concentrarse en el resultado apetecido y actuar en consecuencia para conseguirlo

via http://www.acosomoral.org/lobos.htm

HOMBRES Y LOBOS

Posted in el lobo on 3 junio, 2011 by Yo por la naturaleza

Image du Blog chezmanima.centerblog.net
Source : chezmanima.centerblog.net sur centerblog.

Los hombres exterminaban sistemáticamente a los lobos en el norte de la región de los Grandes Lagos; donde quiera que fuera, los lobos eran perseguidos de distintas maneras. Aunque muchos los consideraran una amenaza, yo siempre me sentía más segura cuando había lobos en los bosques.

Dicen que hay un lugar del desierto en el que el espíritu de las mujeres y el espíritu de los lobos se reúnen a través del tiempo. Un desierto es un lugar en el que la vida está muy condensada. La vida en el desierto es pequeña pero brillante y buena parte de lo que ocurre tiene lugar bajo tierra . El desierto no es tan exuberante como un bosque o una selva. En él las formas de vida son muy intensas y misteriosas.

Lo digo con afecto y con lenguaje sencillo, tanto si eres un lobo negro como si eres un lobo gris del norte, un lobo rojo del sur o un blanco oso polar, ten por cierto que eres la quinta esencia de la criatura instintiva. A algunas personas no les gustará que olfatees las cosas para ver lo que son. Y tampoco les gustará que te tiendas de espaldas en el suelo y levantes las piernas en el aire, qué horror. Lobo malo. ¿Tienen razón?. No. Tú sigue adelante y diviértete.

LA LOBA

La loba canta con tal intensidad que el suelo del desierto se estremece y, mientras ella canta ,el lobo abre los ojos, pega un brinco y escapa corriendo cañón abajo. En algún momento de su carrera, debido a la velocidad o a su chapoteo en el agua del arroyo que está cruzando, a un rayo de sol, o a un rayo de luna que le ilumina directamente el costado, el lobo se transforma de repente en una mujer que corre libremente hacia el horizonte, riéndose a carcajadas.

Dicen las canciones primitivas: ” Recuerda que si te adentras en el desierto y está a punto de ponerse el sol y, quizás te has extraviado un poquito y te sientes cansada , estás de suerte, pues bien pudiera ser que le cayeras en gracia a “la loba” y ella te enseñara una cosa….una cosa del alma…”.

La loba nos promete que , si cantamos la canción, podremos conjurar los restos psíquicos del alma salvaje y devolverle su forma vital por medio de nuestro canto. La fuerza personificada por “la loba” encierra en sí el pasado personal ,y el antiguo, pues ha sobrevivido generación tras generación y es más vieja que el tiempo.

Entre los lobos ,cuando la hembra deja a las crías para ir a cazar, los pequeños intentan seguirla al exterior de la guarida y bajar con ella por el camino. Entonces ella les ruge, se abalanza sobre ellos y les pega un susto de muerte para obligarlos a huir y regresar corriendo a la guarida. La madre sabe que sus crías aún no saben valorar y sopesar a otras criaturas. Ignora quién es el depredador y quién no. Pero a su debido tiempo ella se lo enseñará por las buenas o por las malas.

Las lecciones básicas que una madre loba les da a sus crías acerca de los depredadores, son:

Si es amenazador y más grande que tú, huye.

Si es más débil decide qué es lo que quieres hacer .

Si está enfermo déjalo en paz.

Si tienen púas, veneno colmillos o garras afiladas , retrocede y aléjate en dirección contraria.

Si huele bien, pero está enroscado alrededor de unas mandíbulas de metal, pasa de largo.

Cada año nacen lobeznos. Suelen ser unas criaturitas de ojos adormilados con el oscuro pelaje cubierto de tierra y paja y no paran de gimotear, pero que inmediatamente espabilan y se muestran juguetones . Son criaturas encantadoras y solo quieren estar cerca y recibir mimos. Quieren jugar y quieren crecer.

La enseñanza de la resistencia se produce en toda la naturaleza. Cuando nacen los lobeznos , las almohadillas de sus zarpas son tan suaves como la arcilla. Y sólo se endurecen gracias a los paseos, vagabundeos y caminatas que les obligan a hacer sus progenitores. De esta manera pueden encaramarse y saltar sobre la afilada grava, las punzantes ortigas e incluso los vidrios rotos sin lastimarse.

He visto a madres lobas sumergir a sus cachorrros en las corrientes más frías que se pueda imaginar, correr hasta casi derrengar y agotar al cachorro y seguir corriendo a pesar de todo. Lo hacen para fortalecer a su dulce y pequeña criatura, para aumentar su vigor y su elasticidad.

Es interesante señalar que entre los lobos, por muy enferma que esté , por muy acorralada que se encuentre y por muy sola, asustada o debilitada que se sienta, una loba sigue adelante.

Se acercará a los demás en busca de protección de la manada. Intentará por todos los medios resistir, derrotar con su ingenio, dejar atrás y sobrevivir a cualquier cosa que la esté acosando. Pondrá todo su empeño en ir respirando poco a poco. En caso necesario, se arrastrará de un sitio a otro hasta que encuentre un buen lugar ; un lugar curativo, un lugar donde recuperarse.

La marca distintiva de la naturaleza salvaje es su afán de seguir adelante. Su perseverancia.

Allá arriba en el norte vi una vez una vieja loba que sólo tenía tres patas; era la única que podía pasar a través de una grieta donde crecían los arándanos. Otra vez vi a una loba gris agacharse y pegar un brinco tan rápido que por un segundo, dejó la imagen de un arco de plata en el aire. Recuerdo a una loba muy delicada, una recién parida todavía con el vientre deformado, pisando el musgo del borde del etanque con la gracia de una bailarina.

Y , sin embargo , a pesar de su belleza y de su capacidad para conservar la fuerza, a las lobas se les habla a veces de la siguiente guisa: “Estás demasiado hambrienta, tienes unos dientes demasiado afilados, tus apetitos son demasiado interesados”.

LAS DIFICULTADES

Jamás resultan más ridículos los lobos que cuando pierden el rastro y se esfuerzan por volverlo a encontrar. Pegan brincos en el aire; corren en círculo; husmean el terreno; rascan la tierra, echan a correr, retroceden y se quedan inmóviles como estatuas.

Dan la impresión de haber perdido el juicio, pero lo que en realidad están haciendo es seguir todas las pistas que puedan encontrar. Se las tragan al vuelo, se llenan los pulmones con los olores que perciben al nivel del suelo y al de sus hombros, saborean el aire para ver quién ha pasado ultimanente por allí y mueven las orejas como antenas parabólicas captando las distantes transmisiones. Una vez que han reunido todas las pistas en un sitio, ya saben lo que tienen que hacer.

A veces cuando aparece un intruso los lobos gruñen, ladran e incluso lo muerden, pero otras veces se retiran hacia el lugar donde se encuentra su grupo y se sientan como se sentaría una familia. Se limitan a permanecer sentados y respirar juntos; las cajas torácicas se hunden hacia dentro y se proyectan hacia fuera, suben y bajan.

Se concentran en sí mismos, preparan de nuevo su terreno, regresan al centro de sí mismos y deciden qué es lo más importante y qué hacer al respecto. Llegan a la conclusión de que “de momento no van a hacer nada, se limitarán a permanecer sentados y a respirar, se limitaran a balancearse juntos”.

Cuando lo lobos perciben el placer o el peligro, lo primero que hacen es quedarse absolutamente inmóviles. Se convierten en estatuas concentradas para poder ver, oir y percibir en su forma más elemental qué es lo que ocurre.

La naturaleza salvaje es la capacidad de ver lo que tenemos delante gracias a la concentración y al hecho de detenernos , mirar, olfatear, prestar atención, sentir y saborear.

Por regla general ,los lobos evitan los enfrentamientos, pero cuando tienen que defender su territorio o cuando algo o alguien los acosa o los acorrala sin cesar, estallan con la impresionante fuerza que les es propia. Ocurre muy raras veces, pero la capacidad de expresar su cólera figura en su repertorio.

LAS RELACIONES

A los lobos se les dan muy bien las relaciones. Cualquiera que haya observado el comportamiento de los lobos se habrá dado cuenta de la profundidad de sus vínculos. Las parejas suelen ser de por vida. Aunque se registren conflictos y desacuerdos entre los miembros de la pareja, sus fuertes vínculos les permiten superarlos y conocer juntos duros inviernos, numerosas primaveras, largos paseos, nuevas camadas, viejos depredadores, danzas tribales y cantos corales.

La vida instintiva de los lobos se caracteriza por la lealtad y unos vínculos duraderos de confianza y afecto. La integridad de sus relaciones deriva de su sincronización con la antigua pauta de toda naturaleza, el ciclo vida-muerte-vida ; o sea :nacimiento, desarrollo, declive y muerte, seguido siempre de un renacimiento.

Las cumbres y los valles están simplemente ahí y los lobos los recorren con la mayor eficacia y naturalidad posible. La naturaleza instintiva posee la prodigiosa capacidad de vivir todas las circunstancias positivas y todas las consecuencias negativas sin interrumpir la relación con el Yo y con los demás.

El lobo afronta los ciclos de la naturaleza y el destino con buena voluntad e ingenio y con la paciencia necesaria para permanecer unido a la propia pareja y vivir lo mejor que se pueda. Como los lobos y otras criaturas, el alma y el espíritu pueden vivir con muy poco y a veces pueden pasarse mucho tiempo sin nada.

Me fascina la forma en que los lobos chocan unos con otros cuando corren y juegan , los lobos viejos a su manera, los jóvenes a la suya, los flacos, los patilargos, los rabicortos, los de las orejas colgantes, aquellos cuyas fracturadas extremidades se soldaron torcidas. Todos tienen su fuerza corporal y su propia belleza. Viven y juegan de acuerdo con lo que son , quiénes son y cómo son. No fingen ser lo que no son.

Los lobos llevan unas vidas inmensamente creativas. Toman a diario docenas de decisiones, deciden si ir por aquí o por allá, calculan la distancia , se concentran en su presa, sopesan las posibilidades, aprovechan la oportunidad , reaccionan con fuerza para poder alcanzar sus objetivos. Tienen habilidad para localizar lo escondido , unir sus intenciones, concentrarse en el resultado apetecido y actuar en consecuencia para conseguirlo

via http://www.acosomoral.org/lobos.htm

%d personas les gusta esto: