Demasiados pescadores para tan pocos peces

La industria pesquera se transformó cuando los barcos arrastreros comenzaron a lanzar enormes redes al mar para capturar grandes cantidades de peces. Pero a medida que estos barcos fueron más eficientes y la pesca se convirtió en una actividad más lucrativa, comenzó a disminuir la cantidad de pescado recogido.

Es lógico, los peces no se pueden reproducir a la velocidad con que se pescan. Con el tiempo, menos pescado significa menos ingresos para los pescadores locales pobres, ni qué hablar de una posible extinción de toda una especie de peces o de un deterioro de los ecosistemas marinos.

En 200, el estado de Tamil Nadu, situado al sudeste de la India, impuso una veda anual de 45 días para la pesca de arrastre con el fin de detener esta práctica insostenible y permitir que el mar se regenere.

Dos estudiantes holandesas de biología, Eline van Haastrecht y Marjanka Schaap, se interesaron en ver cómo funcionaba la veda y decidieron analizar este desafío ecológico (i) para la tesis de sus maestrías. Su proyecto ganó la competencia de tesis de este año, patrocinada por el Banco Mundial y el Instituto de Amsterdam para el Desarrollo Internacional (Amsterdam Institute for International Development – AIID).

Eline y Marjanka examinaron la veda desde el punto de vista ecológico, económico y social a fin de entender a fondo su impacto y efecto sobre los peces y, a su vez, sobre los pescadores para quienes la pesca es su principal fuente de ingresos.

Durante su estancia de tres meses en Tamil Nadu, se entrevistaron con legisladores, científicos y pescadores locales y analizaron el impacto de la veda en los peces y en la gente que depende de la pesca para su sustento, llegando a la conclusión de que si bien la veda no era la solución perfecta, era mejor que nada.

La mayoría de los pescadores coincidieron en que la población de peces había mermado con rapidez y que había que hacer algo al respecto.

egún comentan las dos biólogas, varios pescadores arrastreros que resultaron directamente afectados no simpatizaban con la veda que significó 45 días sin ingreso alguno y puso en aprietos económicos a sus familias.

Pero, a su vez, estuvieron de acuerdo en que había que hacer algo para repoblar de peces el océano.

La veda comenzó en 2001 y se ha cumplido en forma satisfactoria, porque sólo prohíbe la pesca de arrastre, permitiendo que los pescadores tradicionales, que superan en número a los pescadores de arrastre, continúen con sus actividades.

Eline y Marjanka recibieron sus maestrías y ya están listas para volver a Tamil Nadu y continuar con su investigación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: