Agua y pobreza: ¿Sabes cuál es su relación?

9 de octubre de 2008— En muchos lugares del mundo, la falta del agua apta para el consumo humano y de servicios básicos de saneamiento representa un serio obstáculo para el desarrollo y el crecimiento económico. La escasez de agua se debe a muchos factores: la distribución deficiente, la mala gestión del recurso, la pobreza, la contaminación, el cambio climático, los desastres naturales, la guerra, el crecimiento demográfico y la urbanización. En la mayoría de los casos, los habitantes de los países más pobres del mundo son los más perjudicados. No sólo suelen pasar horas buscando y acarreado agua, sino que muchas veces el agua contaminada y el saneamiento inadecuado dan lugar a enfermedades y crean condiciones antihigiénicas. Todo esto impide que una persona pueda ganarse la vida o asistir a la escuela, creando un ciclo de pobreza cuyo costo es altísimo:

* Mil millones de personas carecen de acceso a agua potable. * Dos mil seiscientos millones de personas no disponen de servicios básicos de saneamiento. * Cada año mueren 1,6 millones de niños como consecuencia de la diarrea y otras enfermedades causadas por el agua sucia y por un saneamiento insuficiente. * El tiempo que se emplea para recoger agua y los efectos negativos de la degradación ambiental debido a la contaminación de las aguas residuales están costando más de 1,4% del producto interno bruto (PIB) en Bangladesh, el 1% en Colombia y 0,6% en Túnez.

Aparte de la importancia que tiene para la vida misma, este precioso líquido también desempeña un papel esencial en el sustento de la gente, el crecimiento de la economía y el alimento y la salud de todas las especies. El desarrollo y la gestión de los recursos hídricos del planeta se han convertido en un gran desafío ya que la demanda de agua aumenta y cambia en forma constante. Por ejemplo, muchos proyectos de infraestructura, como represas y minas, están utilizando las reservas hídricas esenciales para otros fines, amenazando así el medio de vida de los agricultores y los pescadores, y sumiéndolos en la pobreza.

La agricultura, que compone alrededor del 11% del PIB de los países en desarrollo, consume más del 75% del agua en esas regiones. Las múltiples demandas de agua ponen el peligro los derechos de los pobres, entre ellos pequeños agricultores y mujeres, a favor de los más poderosos. Además, las tensiones sobre los derechos de agua están creando grandes riesgos de futuros conflictos fronterizos en las regiones donde escasea este preciado bien. ¿Qué pasa con el agua? Mala gestión

Desafortunadamente, muchos países enfrentan importantes retos cuando tratan de mejorar las leyes, regulaciones e instituciones requeridas para administrar los recursos hídricos con mayor eficacia. Según el Informe sobre desarrollo humano 2006 de las Naciones Unidas, “la raíz de la crisis del agua tienen su origen en la pobreza, la desigualdad y las relaciones dispares de poder, así como en las políticas defectuosas de gestión que exacerban la escasez”. El 12% de la población mundial utiliza el 85% de su agua y vive en el mundo industrializado.

Un río en la IndiaContaminación y degradación de la calidad La mayor contaminación debido al aumento de la población y al crecimiento de las economías amenaza la calidad de muchos lagos, ríos, estuarios y acuíferos en distintos lugares del planeta. Esto plantea graves amenazas para la salud pública, la producción agrícola e industrial, las funciones ecológicas y la biodiversidad. Nosotros, los seres humanos, somos en gran parte culpables de la contaminación de este elemento imprescindible para nuestra vida.

Cambio climático El cambio climático tendrá un fuerte impacto en los recursos hídricos. Es posible que en el futuro las lluvias sean más erráticas que ahora, provocando más sequías e inundaciones en muchas partes del mundo. Los cambios de temperatura podrían producir el deshielo parcial de los glaciares. Este fenómeno también afectará la calidad del agua y de los acuíferos costeros.

Todo esto tendrá importantes repercusiones en los sectores que dependen de los recursos hídricos, ya sea abastecimiento de agua urbano y rural, agricultura, energía, industria, minería, ganadería, pesca y medio ambiente. Mira las consecuencias que tiene el repliegue del glaciar Ausangate en esta comunidad peruana. Un canal en Sri Lanka Sobreextracción de agua Los acuíferos almacenan la mayor parte de las fuentes accesibles de agua dulce de nuestro planeta. Millones de agricultores y cerca de 2.000 millones de personas de las zonas urbanas y rurales dependen de ellos para sus necesidades diarias. También proporcionan agua para el medio ambiente a través de incontables manantiales y humedales. En la actualidad, se está deteriorando la calidad y cantidad de los acuíferos debido a la disponibilidad de nuevas tecnologías de perforación y bombeo de bajo costo. Mucha gente, especialmente la que habita en las regiones áridas, bombea agua en exceso en forma no regulada.

¿Qué podemos hacer? Mejorar la gestión del agua Las políticas nacionales y la cooperación internacional son parte integral de la solución de este problema. Serían necesarios US$10.000 millones al año para alcanzar el objetivo de desarrollo del milenio de reducir a la mitad la proporción de personas que carecen de acceso al agua potable y el saneamiento para 2015. Según el Informe sobre desarrollo humano 2006 de las Naciones Unidas, esa cifra “equivale a unos ocho días de gastos militares en el mundo”. En lo que respecta a mejorar la seguridad humana, distinta a las estrechas nociones de seguridad nacional, la conversión de cantidades muy pequeñas de gastos militares en inversiones en agua y saneamiento generaría enormes beneficios”. Recoger el agua de lluvia

El acopio y almacenamiento de agua de lluvia es una técnica que ha resultado eficaz en las regiones áridas y semiáridas, como una manera de complementar el riego de los cultivos o de obtener agua uso doméstico —beber, cocinar, limpiar—, y para el ganado. Un río en Bosnia Conservar el agua La manera más sencilla de ayudar a proteger los recursos hídricos de la Tierra es usar menos agua. A nivel de ciudad, prevenir las pérdidas de agua es un excelente modo de evitar el derroche. Tú también puedes contribuir todos los días con tu “gotita de agua”: *

Cierra el grifo del lavabo mientras te cepillas los dientes. * Toma duchas más cortas. Puedes ahorrar 56 litros (15 galones) de agua si te duchas cinco minutos en lugar de 15. * No dejes el grifo abierto mientras lavas o enjuagas los platos. * Arregla los grifos que gotean. * No botes el agua que utilizas para cocinar cuando puedas usarla para otra cosa, como regar las plantas del jardín o limpiar. * Utiliza el lavavajillas y la lavadora sólo cuando están llenos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: