transgénicos

Transgénicos, Alemania se ha sumado al grupo de países europeos que prohíben el maíz transgénico.

El cultivo de maíz transgénico está prohibido en Alemania a partir del 14 de abril de 2009, la ministra basó su decisión en estudios de Alemania y Luxemburgo que demuestran la peligrosidad del maíz transgénico, porque no sólo mata al taladro del maíz, sino también a otros tipos de mariposas y escarabajos.
Además, el polen puede contaminar el ADN de plantas convencionales en campos vecinos, y no están estudiados a fondo sus efectos para la salud humana, según la ministra.

Las semillas MON 810 están autorizadas en toda la UE desde 1998. Los países sólo pueden prohibirlas si presentan estudios nuevos que demuestren su peligrosidad para la salud o el medio ambiente. Alemania se convertirá en el sexto país comunitario sin cultivos de maíz transgénico, junto con Francia, Grecia, Luxemburgo, Austria y Hungría. La filial alemana de Monsanto ya ha anunciado que presentará una demanda contra la prohibición.

Unas 3.700 hectáreas de superficie agrícola, situadas en su mayor parte en el Este del país, quedarán sin sembrar este año con las semillas MON 810, un producto del consorcio biotecnológico estadounidense Monsanto que ahorra a los agricultores el uso de pesticidas.

Estas semillas contienen un gen que hace a las plantas inmunes a la ostrinia nubilalis, un  insecto conocido como “el taladro del maíz”. La prohibición, que anunció ayer la ministra alemana de Agricultura, Ilse Aigner, llegó en el último minuto, ya que los agricultores iban a empezar con la siembra en los próximos días.

Esta variedad de maíz transgénico sí está autorizada en España y según datos de la organización ecologista Greenpeace, es el único país de la UE que cultiva transgénicos a gran escala, incluido el MON 810. En 2008 se cultivaron en suelo español unas 80.000 hectáreas de maíz modificado con genes de bacterias, según Greenpeace.

Semillas transgénicas, Perú dice NO a la utilización en su territorio.

Las semillas transgénicas de la firma Monsanto principalmente siguen generando polémica en varias partes del mundo.

Ahora en Perú, se ha abierto el debate, en el cual aparece el Ministro de Medio Ambiente, Antonio Brack, como un importante opositor a la utilización de este punto de semillas en el país, principalmente ante el peligro de contaminación de cultivos nativos como la papa, el maíz o el algodón con sus similares transgénicos.

El Ministro de Medio Ambiente, declaró al diario El Comercio de Lima:

“Que venga al Perú banano transgénico o mango. Eso no es biodiversidad nuestra, pero traer maíz transgénico, que puede contaminar maíces nativos como el gigante del Urubamba o el maíz morado, sería criminal y no quiero pasar a la historia participando de ese crimen”.

Como en todos los debates, existen argumentos a favor y en contra de los mismos, pero en la temática aparecen factores que se salen del aspecto científico, entrando en aspectos comerciales y políticos que dificultan una conclusión definitiva.

La empresas proveedoras de estas semillas transgénicas, se han encargado, de influir en la opinión pública, presentando a las mismas como la gran solución tecnológica para combatir el hambre en el mundo, y los slongan de mayor seguridad, mayor productividad, mayor resistencia son asociados a la solución de de este gran flagelo.

El problema surge cuando intervienen personalidades con grandes antecedentes éticos, morales y científicos que no coinciden con estas aseveraciones que promocionan la empresas, y para dar algunos de los muchos ejemplos, podemos citar a el profesor Robert Watson , quien ha sido director de más grande estudio sobre el tema, realizado durante cuatro años y revisado por 400 expertos, que ante la pregunta concreta si los transgénicos podrían resolver el hambre mundial, dijo: “La respuesta es simplemente no” Esta es la conclusión de un especialista que ha estado vinculado al Banco Mundial, a la Casa Blanca y que actualmente es científico en jefe del Departamento para el Medio Ambiente, Alimento y Asuntos Rurales del Reino Unido (Defra, por sus siglas en inglés).

Sin duda un temas muy polémico, que también se acaba de tratar entre los países de la Unión Europea (UE), en cuya reunión tampoco se llegó a un consenso y sigue permitiendo libertad de decisión entre sus miembros que han tomado posiciones mayoritariamente contrarias a la utilización de las semillas transgénicas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: