El impacto del desarrollo sobre la degradación del medio

Una aproximación al origen de la crisis ambiental

 

 

Se debe recordar que las sociedades pre-industriales, incluidas las primitivas, han

producido impactos importantes al medio ambiente.

El fuego permitió a las primeras sociedades alterar sustancialmente la vegetación, de

manera que plantas que se pensaba respondían al proceso "natural" de "clímax”, es decir, de

proceso evolutivo hacia un estado maduro o estable, pueden en realidad ser parte de

procesos de clímax de orden antropogénico. Es el caso de muchas áreas de sabana y tierras

de pastos de latitud media. A su vez, la modificación de la vegetación habría llevado a

ajustes en la fauna. También la erosión del suelo resultante de la desaparición de la

vegetación tiene una larga historia. Ciertos cambios ambientales importantes de las tierras

altas de Europa occidental, que tradicionalmente se han explicado por cambios climáticos,

pueden ser explicados mejor por las actividades de las gentes del Mesolítico y el Neolítico.

 

La salinización del suelo de épocas tempranas se debe a las prácticas de regadío en zonas

áridas y sus efectos en los campos de cultivos, como se ha observado en Irak de hace más

de 4.000 años. También hay evidencias de que las prácticas de caza de las primeras

civilizaciones pueden haber causado grandes cambios en el mundo de la megafauna tan

tempranamente como hace 11.000 años.

Los problemas de la degradación M medio no han surgido repentinamente, sino que se han

ido gestando a lo largo de la historia reciente; sobre todo a partir de la revolución industrial

M Siglo XIX, aunque han experimentado un auge enorme en las últimas décadas por obra

del despegue tecnológico experimentado en todos los órdenes de la actividad humana, con

unas consecuencias muy graves en algunos campos y todavía desconocidas en otros.

El hombre suponía que bienes como la fertilidad del suelo, la disponibilidad de agua pura, o

servicios como la degradación de las sustancias nocivas, se llevaría a cabo con un costo

nulo para el ambiente. Esta es una actitud comprensible, natural, después de hábitos

milenarios, pero que en la actualidad se encuentra menos justificada a partir de la toma de

conciencia de todo cuanto se realiza actualmente para uso humano en los campos de la

manipulación, la transformación y la síntesis orgánica o biológica. Paulatinamente, en las

últimas décadas se han levantado voces denunciando el estado de devastación en que se

encuentran amplias áreas de la Tierra y multitud de ecosistemas.

Sin embargo, es con la civilización industrial y el desarrollo tecnológico en gran escala,

cuando el impacto del hombre sobre el medio ambiente es más notorio y, en muchos casos,

de efectos inciertos. Como ejemplos se pueden citar, el desarrollo de la energía nuclear, con

la posibilidad por ello de hacer explotar la totalidad de la superficie terrestre varias veces y

con la producción de residuos nucleares peligrosos de larga duración como el plutonio que

tiene una vida media de 25.000 años, pero se mantiene peligroso durante 250.000 años, o el

uso de pesticidas muy poderosos como el DDT, de utilización masiva en la agricultura

durante años, posteriormente prohibido, con efectos graves sobre la salud, las aguas y otros

medios. En definitiva, en las últimas décadas se han producido importantes cambios en el

medio, en términos cuantitativos y cualitativos.

En el Cuadro 1 se puede observar como alrededor de la mitad de los componentes han

cambiado más en una sola generación desde 1950 que en la totalidad de la historia humana

anterior a esa fecha.

Cuadro 1. Transformación de la Tierra por efecto de la acción humana (Kates et al.,

1991, citados por Pardo, 1997).

Tipo de transformación (%) 1860 1950

Superficie deforestada 50 90

Diversidad de vertebrados terrestres 25-50 75-100

Tamaño de la población 30 50

Emisión de carbono 30 65

Emisión de azufre 5 40

Emisión de fósforo 20 20

Emisión de nitrógeno 1 5

Emisión de plomo 5 50

Pero, sobre todo, lo que ha aumentado con la sociedad industrial es la complejidad, la

frecuencia y la magnitud de los impactos. La velocidad e intensidad de éstos se sitúa en una

dimensión cualitativamente diferente, que nos dice que el problema medioambiental es

principalmente un problema social.

Una caracterización de la situación medioambiental del presente, incluiría con bastante

aceptación, apreciaciones como las siguientes:

La sociedad industrializada ha cambiado las condiciones físicas del

Planeta Tierra en dimensiones sin precedentes y con consecuencias ecológicas y sociales

importantes. Aunque hay diferentes puntos de vista, incluso en el nivel científico, a la hora

de calificar la gravedad de sus efectos, se acepta que se van a producir cambios

importantes, como

 

El aumento de la temperatura de la Tierra y la disminución de la capa de ozono.

• Los problemas son globales, y aunque en una primera instancia no afectan lo mismo al

Norte que al Sur, ni tampoco afectan lo mismo a los ricos que a los pobres, dentro de los

mismos países desarrollados los sectores pobres y marginados de la población reciben

mayor impacto ambiental por localización de vertederos. Finalmente, toda la humanidad va

a sufrir el impacto de aquellos.

• Por otra parte, las soluciones exclusivamente "técnicas" no han dado los resultados

satisfactorios que se esperaba, cuestionando -en mayor o menor medida, según los

enfoques- los modelos socioeconómicos imperantes.

En consecuencia nos encontramos en una crisis ecológica o, si se prefiere, en una

reestructuración ecológica, que está poniendo en cuestión todas las teorías económicas del

Siglo XX e, implícitamente, su capacidad de asegurar unos mínimos niveles de desarrollo a

las futuras generaciones.

Para mencionar algunas de las manifestaciones de esta crisis, cabe resaltar el amplio

reconocimiento social al hecho de que la naturaleza pone límites, en términos de recursos

naturales y de capacidad de integrar o acoger los niveles de contaminación que el desarrollo

económico está produciendo. De todo esto surge la idea de "irreversíbilidad", basada en la

constatación de que los procesos biológicos necesitan para su recuperación, en el mejor de

los casos, un tiempo considerablemente mayor que el que les permite la presión humana,

que actúa en un tiempo muchísimo más corto. Así, previsiblemente, con un cambio de

política al respecto habría impactos que se podrían corregir pero una parte de la destrucción

que se produce sería irreversible. Una vez que una planta o un animal se ha extinguido no

puede recuperarse.

 

La polémica sobre los límites físicos es muy importante. Sin embargo, hace falta tomar en

consideración aquello que se denomina "los límites extremos sociales", definidos como la

velocidad con que la sociedad puede preparar las adaptaciones necesarias a las

imposiciones ambientales o puede cambiar antes de sufrir consecuencias ambientales

negativas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: