UN PUNTO DE PARTIDA

UNA VISIÓN GENERAL DE LA RELACIÓN DEL HOMBRE CON LA

NATURALEZA


UN PUNTO DE PARTIDA

Hace veinte mil años que el hombre, donde quiera que se encontrase, era “forrajeador” y cazador, y su técnica más avanzada era la de incorporarse a un hato errante. Hace diez mil años ya había cambiado y empezado, en ciertos lugares, a domesticar algunos animales y a cultivar ciertas plantas. Este, entonces, es el cambio a partir del cual despega la civilización.

Resulta extraordinario pensar que sólo en los últimos doce mil años principió la civilización, tal como la entendemos. Todo ello coincidía con la última glaciación, a cuyo epílogo, el hombre se encontró de pronto con una tierra fértil y rodeada de animales, hecho que lo llevó a adoptar un estilo de vida diferente.

Esto generalmente se denomina “la revolución agrícola”, aunque otros prefieren llamarla

“la revolución biológica”. Se da un entrelazamiento, una especie de salto, entre el ‘cultivo de plantas y la domesticación de animales. A través de ella se evidencia la realización clave que hace que el hombre domine su ambiente en el aspecto más importante, no físicamente sino en el plano de los seres vivos, plantas y animales. Paralelamente surge una revolución social poderosa, ya que fue necesario que el hombre se estableciera. Esa criatura que había andado errante y emigrado durante un millón de años, habría de tomar una decisión crucial: dejar de ser nómada y convertirse en aldeano.

Los especialistas consideran que la agricultura ha sido la base de tolas las civilizaciones hasta el capitalismo moderno. En estas condiciones, a humanidad se permite asegurar permanentemente un importante excelente de víveres para lo cual depende sólo de su propio trabajo.

Además, esto hizo posible a las técnicas artesanales hacerse autónomas, especializarse y perfeccionarse. La sociedad podía alimentar a aquellos que no Participaban directamente en la producción de víveres. La ciudad podía separarse del campo. Al nacer la civilización nació el desarrollo. El hombre podía transformar y apropiarse de la naturalez para desarrollar la sociedad a través de la agricultura. Nacieron las clases sociales como producto de la división social del trabajo y del proceso de apropiación privada en torno a la agricultura surgen la ganadería, la caza y la pesca.

El establecimiento de la agricultura de irrigación y de barbecho significó un enriquecimiento, una transformación productiva de la naturaleza y hasta a “revolución industrial”, la agricultura fue la base del desarrollo de las civilizaciones Con la introducción del capital a la producción agraria se dio el proceso de l revolución agrícola en occidente y con la gran industria se aportó la maquinaria, base constante de la agricultura capitalista, lo que, a su vez, determinó la formación del mercado interior para el desarrollo del capital industrial.

La sociedad humana es un producto combinado de la evolución natural y del desarrollo social. De allí deriva su doble naturaleza.

En consecuencia las actividades propias del hombre y de manera especial los procesos productivos, que constituyen la base de la riqueza y el progreso social deben considerarse desde esta perspectiva de integracióndialéctica recíproca de lo natural y lo social, aspectos que simultáneamente se contrapone y se identifican, pero en donde la parte social juega el papel .-terminante.

Como el hombre depende de la naturaleza en la consecución de su medios de vida, inexorablemente entra en la compleja red que interconecta totalidad de los elementos bióticos y abióticos del sistema ecológico terrestre, pero con una propiedad cualitativamente diferencial respecto a los demás animales, como que, por su condiciónsocial y racional, su situación no es pasiva, sino profundamente

El hombre es la única especie viviente con capacidad para transformar conscientemente el mundo: la naturaleza, la sociedad y el pensamiento Dicha propiedad no puede concebirse más que por medio de una organización económica, social, política y cultural, superior y diferenciable cualitativamente de la estructura biológica.

Con el avance de la ciencia, el hombre encontró interpretación cientí1 tica para muchos fenómenos que antes se atribuían a la Divinidad o a misteriosas fuerzas superiores. Se superaron así las concepciones según las cuales, los problemas se explicaban apelando a los mitos o a la magia y se asociaban al castigo de los dioses y a reacciones insólitas de la naturaleza.

A partir del Renacimiento el hombre vino a ser el centro de la cultura y del mundo; las ciencias naturales fueron adquiriendo consistencia gracias as en especial a Descartes, Bacon y Galileo; ellas comenzaron a explicar y a medir los fenómenos físicos a partir de las leyes de la naturaleza y a utilizarlas para importantes inventos. En el Siglo de las Luces, como es conocido, se exaltó la razón; lo científico era aquello susceptible de medirse y cuantificarse; a juicio de algunos, el Dios de la era precientífica ya no se necesitaba para suplir la ignorancia humana y, a renglón seguido se conceptúa, que la ciencia moderna ha quedado, sin pretenderlo y sin reconocerlo, supeditada a un mundo inhumano, violento e injusto donde el lucro, el crecimiento sin límite, la guerra y una industria obligada a producir masivamente e insensible a la belleza y a la vida han venido contaminando y comprometiendo el equilibrio del planeta.

La naturaleza pasó a ser en la nueva era tecnológica e industrial apenas fuente de materia prima para la producción y para el lucro. El actual sistema económico sacrificó el ambiente y con él al propio hombre, sin tomarse siquiera el trabajo de calcular lo que esto cuesta en términos puramente económicos.

Se conformó una verdadera “ideología de dominación de la naturaleza” que es el “soporte de un modo de producción, cuya sed de lucro y desarrollo irracional están provocando no sólo la pauperización de la población del planeta, sino que ha llevado a la depredación y contaminación de la naturaleza … poniendo en peligro la vida de todos los sectores de la población humana, y esta vez, no sólo la vida de los pobres”.

Anuncios

2 comentarios to “UN PUNTO DE PARTIDA”

  1. Anónimo Says:

    Quien escribe?

    Me gusta

  2. oye esta muy bien todo eso pero quisiera saber que es el punto de partida para estudio de la naturaleza que es para una exposición .

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: