El perro de la pradera de Gunnison

El perro de la pradera de Gunnison puede distinguir colores

Sus parientes de Utah y de otras zonas están casi extintos, por la destrucción de su hábitat y la persecución de los granjeros; el perro de la pradera de Gunnison ha buscado la forma de adaptarse mejor a los peligros del medio y así sobrevivir.
Están acostumbrados a la vida en sociedad, por lo cuál se establecen en colonias, denominadas ciudades, con territorios delimitados para diferentes
funciones como almacenamiento, dormitorio y guardería.
Un macho alfa prima sobre otros dos o tres, acompañados de las hembras y las crías, para formar grupos de 20 a 30 individuos.

La ciudad está compuesta por un complejo de túneles, que les permiten tanto refugiarse en escondites muy profundos, como salir a la superficie por diversos puntos, marcados con montículos desde los cuales pueden observar el entorno, al tiempo que resguardan la entrada al túnel, para los predadores y ante las inundaciones que pueda sufrir la pradera.
Así mismo, el tener varios habitáculos en sus túneles, les posibilita reposar a salvo por largos periodos, durante el invierno.
Los perros de la pradera se alimentan de hierbas y semillas y solo en ocasiones beben de pozas, en tiempos de sequía.

Los investigadores de la Universidad de Arizona, observaron los comportamientos habituales de los perritos de la pradera de Gunnison, y advirtieron ciertas variaciones en los “ladridos” o señales que emitían; muchos animales mencionan a sus predadores en sus mensajes a compañeros, por ejemplo, sobre si el atacante es terrestre o aéreo o sobre su tamaño.
Parece que el perro de la pradera informa además el color de su agresor, ya que el sonido que emitían era diferente si el investigador que se aproximaba usaba una camiseta azul, verde o amarilla; se realizaron diferentes pruebas e intercambio de colores, con las mediciones respectivas del ladrido, llegando a la conclusión de que la visión dicromática del perrito, le permite distinguir el amarillo y el verde del azul, pero que fácilmente confunde el amarillo y el verde.
Es un interesante descubrimiento que enmarca no solamente el nivel de adaptación y evolución, sino también la complejidad de su comunicación

Fuente http://www.faunatura.com/el-perro-de-la-pradera-de-gunnison-puede-distinguir-colores.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: