¿Cuánto vale tu medio ambiente?

¿Qué precio le pondrías a todos los recursos naturales de tu país?

¿Tendría alguna importancia ese precio si consideraras los esfuerzos que hace tu país en pos del desarrollo y el progreso?

De acuerdo con una publicación del Banco Mundial de septiembre de 2005, el valor del medio ambiente es importantísimo y se debe calcular como parte del valor total de un país. En el libro titulado Where Is the Wealth of Nations

(¿Dónde está la riqueza de las naciones?), el Banco tomó en cuenta otros elementos para calcular la riqueza de un país, que van mucho más allá de los indicadores económicos tradicionales, como el producto interno bruto (PIB). El libro comenta que los indicadores actuales, como el PIB, dan una visión parcial de la situación del país y no tienen en cuenta el deterioro del medio ambiente ni el agotamiento de los recursos naturales. Por lo tanto, el libro realiza nuevos cálculos de la riqueza de las naciones, poniéndole un valor a los recursos naturales de un país y a otras cosas, a las que denomina el “capital intangible” — el valor del conocimiento y las habilidades de la población.

Según Where Is the Wealth of Nations, si se incluye el medio ambiente y el “capital intangible”, se tiene una visión mucho más completa de cuán rico o cuán pobre es un país. Esto también ayuda a determinar si el país está en un camino de desarrollo sostenible. En otras palabras, si se están agotando los recursos naturales de un país, se está reduciendo su riqueza. Kirk Hamilton, economista del Banco Mundial sobre medio ambiente y autor del libro, da el siguiente ejemplo. “Si una familia retira todos los meses dinero de su cuenta bancaria y vende posesiones como un automóvil o animales para poner comida en su mesa, podríamos decir que a la larga esa familia no es sostenible”, explica. “Lo mismo sucede en los países — si la tasa de ahorros de un país es negativa, entonces es una señal de que la riqueza nacional se está acabando y que ese camino de desarrollo no es sostenible”.

El libro advierte que los países más pobres del mundo, especialmente los africanos, están agotando sus recursos naturales a pasos agigantados. El nuevo cálculo de riqueza revela que muchos países en desarrollo están sobreexplotando sus recursos.

Los dirigentes de los países en desarrollo enfrentan cada día la encrucijada de si continuar o no con la explotación de los recursos naturales y cómo los programas y las políticas de desarrollo afectarán el medio ambiente.

Es necesaria una buena gestión de los ecosistemas para que un país crezca responsablemente y genere más riqueza. El cuidado del medio ambiente y de los recursos naturales es de vital importancia, siendo uno de los Objetivos de desarrollo del milenio —los 8 objetivos de desarrollo que ha establecido la comunidad internacional para mejorar la salud, la educación y los niveles de vida para el año 2015.

Los recursos naturales son bienes económicos especiales porque no se producen. Son realmente un regalo de

Los recursos naturales son bienes económicos especiales porque no se producen. Son realmente un regalo de la naturaleza.

Los recursos no renovables, como minerales y energía, una vez descubiertos, se van agotando a medida que se utilizan.

Consumir las ganancias de estos recursos equivale literalmente a consumir el capital. Es prudente invertir estas ganancias en otras formas de capital. No hay minas de diamante sostenibles, pero sí hay países con minas de diamante sostenibles, donde una forma de capital — el diamante — se convierte en otras formas, como edificios, máquinas o capital humano.

Desde que se descubrieron las minas de diamante en 1967, Botswana ha experimentado un crecimiento formidable e interrumpido. El país ha utilizado en forma acertada los fondos provenientes del diamante para financiar la educación, la atención de la salud y la infraestructura. Hoy día, Botswana disfruta del nivel de vida más alto en África y su PIB per cápita es de 3.530 dólares.

Los recursos vivos, como bosques o poblaciones de peces, son potencialmente sostenibles. S

i se manejan correctamente, pueden rendir ganancias sostenibles, algo muy importante para el desarrollo de un país. Por ejemplo, la pesca mauritana creció a principio????s de los años ochenta y se esperaba que fuera un importante factor de crecimiento en las siguientes dos décadas, generando empleos, entradas de divisas e ingresos presupuestarios. Pero diez años más tarde, la sobreexplotación pesquera y otros problemas desembocaron en una crisis que amenazó con socavar las perspectivas de crecimiento del país. En los años noventa, el gobierno introdujo medidas de conservación y reformas de la industria pesquera e implementó amplias reformas económicas. La pesca volvió a recuperarse para el año 2002, ayudando a mejorar la economía de Mauritania

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: