Ruta circular por el Torcal de Antequera

¿Todavía no has hecho senderismo por el paraje natural del Torcal? Las impresionantes

formas circulares de este conjunto monumental son dignas de que planifiques un día para

poder atravesar este laberinto formado por la naturaleza.

 

Ponte unos zapatos cómodos y prepara tu mochila con lo imprescindible para pasar un día

completo contemplando estas maravillas. Así que para no ponertelo muy dificil, te

presentamos una ruta verde y amarilla, la primera de ellas es una ruta corta y fácil de una

duración de 45 minutos, mientras que la segunda, es un tour completo de 1 hora y 35

minutos. ¡Estás preparado!
Estas dos rutas están perfectamente señalizadas, solo tendrás que adentrarte por pequeños

canales, tras subidas y bajadas continuas nos introducimos en lo que parece una pequeña

cueva y aunque parezca extraño, es difícil perderse. Al final del recorrido te recomendamos

que visites el mirador de las Ventanillas, junto al aparcamiento, desde el que podremos

contemplar en días claros Málaga y el Mar.

Para los que prefieren verlo todo desde el coche os presentamos otra alternativa de conocer

este paraje natural, acércate a la zona de la entrada con tu vehículo y podrás ver el

Monumento Natural El Tornillo, máximo exponente de esta curiosa erosión.

Unidades Geomorfológicas

El Torcal encierra en su reducida extensión (20 km2 dentro del Paraje) una de las muestras más impresionantes de paisaje cárstico de toda Europa. Geomorfológicamente, comprende cuatro zonas bien diferenciadas:

  1. Sierra Pelada, al Este del Paraje, consistente en una extensa área de lapiaz y frecuentes dolinas. Su cota máxima es de 1.198 m.
  2. Torcal Alto, al Suroeste, encierra la mejor zona de relieve cárstico del macizo. Una gran cresta rocosa, Las Vilaneras, la separa del Torcal Bajo, situándose en ella el punto de máxima altura del Paraje: el Camorro de las Siete Mesas (1.336 m).
  3. Torcal Bajo, situado entre las dos anteriores, es similar al Torcal Alto aunque menos espectacular. Dominan las grandes uvalas y dolinas, así como amplios corredores no tan angostos como en el Torcal Alto.
  4. Tajos y laderas, delimitan casi perimetralmente el Paraje, siendo más espectaculares en la cara Sur; su grandeza y variaciones geomorfológicas les confieren un carácter sobrecogedor.

El paraje natural del Torcal de Antequera está situado en la zona de media montaña de la Sierra Bética, entre las poblaciones de Antequera y Villanueva de la Concepción. Compuesto de roca caliza, trabajada durante años por el agua, El Torcal es un conjunto monumental de formas imposibles, algunas sacadas del cartón piedra de las películas de Serie B, y otras caprichosas, semejantes a animales y objetos… En su conjunto forman un gran caos laberíntico de inusual aspecto (1).

 

Instalaciones para el uso público

ÁREA DE USO PÚBLICO "TORCAL ALTO": Se accede siguiendo la pista asfaltada que parte del cruce con la A-7075, después de recorrer unos 3,2 km. En ella el visitante hallará:

  • Centro de Visitantes: Inaugurado en octubre de 2009, en sus instalaciones se ofrecen los servicios característicos de este tipo de centros en la Red de Espacios Naturales Protegidos de Andalucía (RENPA), entre otros: Atención personalizada, zona RENPA, zona Infantil, tienda RENPA, Sala RENPAnet y otros servicios complementarios encaminados a hacer más agradable y variada la oferta al visitante mediante el desarrollo de programas de actividades vinculadas al uso público, la educación ambiental y a la promoción y comercialización de productos de la marca Parque Natural de Andalucía. Existe un aparcamiento de gran capacidad, que permite estacionar autocares y turismos. La entrada es libre y gratuita, si bien para grandes grupos es conveniente llamar con antelación al teléfono 951 042 100, con el fin de programar la visita y facilitar la regulación del número de visitantes.
  • Mirador de las ventanillas: Siguiendo el sendero señalizado (unos 100 m). Preciosas vistas de Villanueva de la Concepción y la comarca del Río Campanillas.
  • Sendero señalizado "Ruta Verde – sendero del Torcal Alto": Sendero peatonal que parte del aparcamiento y recorre El Torcal Alto (1.410 m). Dificultad baja-media (precaución en días lluviosos o húmedos), 40-60 minutos de duración. Ideal para efectuar observaciones sobre la vegetación, la geología, las formaciones erosivas, la acción ganadera, la fauna (¡lleven prismáticos!), y apto para actividades de educación ambiental. Señalizado, no debe abandonorse el mismo para evitar riesgos personales y afecciones a la fauna y flora silvestres.
  • Sendero señalizado "Ruta Amarilla": Se trata del sendero "clásico" del Torcal Alto, con una longitud aproximada de 2.900 metros y una duración de unas dos horas y media. Comparte tanto su primer tramo como el último con la Ruta Verde, pero en su zona intermedia se adentra en un laberinto de callejones y dolinas hasta dar la sensación de encontrarse en una ciudad de piedra vigilada por espectrales formas rocosas. En este sendero pueden observarse grandes y espectaculares hiedras, de entre las que cabe destacar "el Macetón", así como diversas formas imitativas de las rocas algunas de las cuales no pasarán desapercibidas, como "el camello". Es muy importante no abandonar el sendero dado que el carácter intrincado de la zona favorece la ocurrencia de accidentes, de pérdidas y desorientaciones, a la vez que se evita dañar el sensible ecosistema del Torcal.

 

Geología

El Torcal está constituido por rocas calizas de tres tipos: oolíticas, brechoides y clásticas. Todas ellas tuvieron su origen en el fondo marino durante el periodo Jurásico, en el período comprendido entre 250 y 150 millones de años atrás. Los sedimentos acumulados en el fondo del mar se agregaban mediante la acción cementadora de las sales y precipitados de la disolución marina. Empujados por las fuerzas del plegamiento alpino emergieron hasta la superficie, conservando buena parte de su horizontalidad a pesar de haber ascendido más de 1.000 metros sobre el nivel de superficie de las aguas. Más tarde, una serie de fracturas generaron grietas (diaclasas) y sistemas de fallas que se entrecortan en ángulo recto (orientación NW-SE y NE-SW); la erosión y hundimiento de dichas grietas ha producido lo que llamamos hoy día callejones o "corredores". A partir de este momento el conjunto queda sometido a un proceso de erosión característico, el modelado cárstico. La gelifracción, o fractura de la roca por la acción de cuña que supone el agua que absorbe la roca y se hiela por la acción del frío, junto con la disolución diferencial de las distintas calizas por el efecto ácido del CO2 atmosférico presente en el agua de lluvia, han modelado multitud de formas en las rocas. En primer lugar hay que destacar la frecuencia de horizontalidad en los estratos de roca, hecho que no es habitual en las montañas calizas andaluzas. Esta horizontalidad queda acentuada con la erosión, apareciendo una disposición rítmica de los estratos generada por rotura diferencial al encontrarse alternadas calizas con distinta porosidad y capacidad de absorción de agua. Esta cuña de hielo ha esculpido singularidades rocosas, generando una completa colección de piezas naturales a las que se les pueden atribuir semejanzas con formas de la vida cotidiana (El Tornillo, simbolizado en el logotipo del Paraje, el sombrerillo, el adelantado, el ataúd, los prismáticos, el cáliz, el dado, etc.). Además, la disolución de las rocas a nivel superficial da lugar a lo que se conoce como lenar o lapiaz, terrenos rocosos donde es difícil el tránsito a pie.

Formas Subterráneas: Como todos los macizos calizos, el Torcal presenta una enorme riqueza en simas, cuevas y otras formas subterráneas, algunas de ellas de gran importancia histórica como la Cueva del Toro. Su origen se relaciona igualmente con procesos de disolución y ensanche de las calizas subterráneas por la acción del agua de lluvia

 

Flora

El macizo del Torcal constituye una zona geográfica de rica y variada flora, lo cual acrecienta en gran medida la importancia de sus valores naturales. La degradación actual de la cobertura vegetal en buena parte de su superficie, debido al carboneo, la tala, la actividad ganadera o la acción antropógena de cualquier otra naturaleza, no impide la presencia de algunos enclaves de vegetación climácica y de diversas especies endémicas de gran interés. La riqueza en especies botánicas es considerable, habiéndose constatado en la Sierra al menos 664 especies de plantas, agrupadas en casi un centenar de familias; así, se citan 12 especies de líquenes, 77 de Briofitos (musgos y hepáticas), 10 de Pteridofitos (helechos) y 565 de plantas con semilla (Espermatofitas).

Las comunidades vegetales de mayor importancia botánica dentro del Paraje son las rupícolas, adaptadas a las fisuras y grietas de las rocas, con plantas muchas de ellas endémicas que precisan normas estrictas de conservación; esto ha obligado a crear un área de reserva dentro del Torcal Alto con el fin de preservar ciertas comunidades vegetales de interés. Las especies rupícolas más representativas son Linaria anticaria, Saxifraga biternata, Linaria oblongifolia, Viola demetria, Saxifraga reuterana, Polypodium australe, entre otras muchas.

La vegetación potencial del Torcal corresponde a la de encinar, estando el estrato arbóreo representado por encinas, quejigos, serbales o arces. Las formaciones de espinares y zarzales suelen cubrir gran parte del Torcal Alto, con madreselvas, arbustos y plantas de la orla forestal (espino majoleto, sauco, zarzamora, rosal silvestre, peonías, etc.). Otras comunidades vegetales de interés por su relación con la actividad ganadera, son los pastizales y los cardizales, que suelen situarse en dolinas o "encerraderos" con especies vegetales como Poa bulbosa, Trifolium subterraneum, Ranunculus bulbosus, Onopordon illyricum, Sylibum marianum o bien otras más raras como el Dianthus anticarius o la Nepeta amethystina . Como especie a destacar por la belleza de las formas que origina en combinación con la roca, se encuentra la hiedra, muy abundante en el Torcal Alto, con algunos ejemplares verdaderamente espectaculares.

Como se puede ver, la gran riqueza botánica del Torcal encierra plantas raras o amenazadas, por lo que rogamos su colaboración para que no desaparezcan; procure no dañar a las plantas, no arranque sus flores, ya que éstas son generalmente las únicas que garantizan la reproducción de los vegetales que las producen.

 

Fauna

Al igual que la flora, la presencia faunística en El Torcal ha estado condicionada en muchos casos por el manejo del medio por el hombre. Las especies de vertebrados inventariadas dentro del Paraje alcanza la cifra de 116, repartidas de la siguiente manera: una especie de Anfibio, 11 de Reptiles, 82 de Aves y 22 de Mamíferos. Existen multitud de especies de invertebrados, mayoritariamente insectos, que constituyen la base para la alimentación de muchas de las especies de animales vertebrados que viven en la Sierra.

Uno de los valores más notables de la composición faunística del Torcal es la riqueza de aves que soporta, bien de forma sedentaria o simplemente como estación de paso en las vías migratorias o como punto de nidificación. En este sentido, la Sierra fue declarada como Zona Especial para la Protección de las Aves (Z.E.P.A.), en virtud de la Directiva Comunitaria nº 79/409, pero algunas de estas especies de aves se han vuelto realmente poco frecuentes debido a la presión del hombre (venenos, expolio de nidos, actividades deportivas incontroladas, etc.), como ha ocurrido con el águila real, el halcón peregrino o el águila perdicera. Muchas de ellas nidifican en los tajos, de ahí la importancia de no realizar actividades de vuelo libre o escalada en ellos. Los buitres leonados suelen ser asiduos del Torcal, bien sea de paso entre el Desfiladero de los Gaitanes-Sierra Huma y las Sierras de Camarolos y el Jobo, o bien cuando acuden a comer reses muertas del ganado (autorizado en algunas zonas del Paraje).

Otras aves de interés presentes en El Torcal son la collalba negra y rubia, el búho real, el mochuelo, el cernícalo vulgar, el avión roquero, la chova piquirroja y numerosas aves de pequeño tamaño (herrerillo común, carbonero común, jilguero, curruca, cogujada común y montesina, colirrojo tizón, roquero solitario, escribano montesino), y otras muchas más fácilmente visibles según la época y la zona prospectada.

Los reptiles presentes en la Sierra dependen en gran medida de factores térmicos, por lo que son plenamente activos en primavera y verano, momento en el que se pueden ver con frecuencia. Destacamos fundamentalmente las siguientes especies; lagarto ocelado, lagartija colilarga e ibérica, culebra de escalera, culebra bastarda y víbora hocicuda, de mordedura peligrosa por su inyección venenosa.

Entre los mamíferos, el topillo se detecta fácilmente en las zonas de dolinas por los montículos fruto de su actividad cavadora; la mayoría de los restantes, suelen localizarse mejor a través de sus excrementos, como es el caso del zorro, el tejón, la comadreja y el conejo, como especies más representativas.

 

http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=nGF1s7H5q2M

Una respuesta to “Ruta circular por el Torcal de Antequera”

  1. Precioso el Torcal, estoy deseando volver.

    5 estrellas te di!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: