Archive for the Desastres naturales Category

Menos táctica y más estrategia ante los desastres naturales

Posted in Desastres naturales on 30 noviembre, 2007 by Yo por la naturaleza

Expertos en desastres naturales alertaron de que el 40% de las situaciones en las que no se adoptan acciones frente a catástrofes que afectan al medio ambiente pueden evitar consecuencias más importantes y demandaron un “cambio de mentalidad” de los gobernantes.

Así lo destacó hoy el director de la Escola Galega de Administración Pública (EGAP), Antonio Izquierdo, en la presentación del libro ‘Prevendo os desastres ambientais: unha reflexión crítica’, en el que se recogen las intervenciones de sociólogos, economistas y otros expertos en materia de desastres naturales reunidos en unas jornadas celebradas en enero en Santiago.

Los expertos reunidos en las citadas jornadas apuntaron la necesidad de un “cambio de mentalidad” de los dirigentes políticos para contar con una “cultura de coordinación, colaboración y actuación flexible y rápida”, aún sin tener todos los datos en la mano para actuar.

De este modo, según las conclusiones de los expertos, Izquierdo señaló que los administradores “deben aprender y practicar la gobernabilidad adaptativa” con el objetivo de “hacer cosas cuando no se tiene toda la información sobre la catástrofe”. “La incerteza no tiene que acabar en una inacción”, destacó.

ESTRATEGIA

En este sentido, Izquierdo recalcó la importancia de “pensar menos tácticamente y más estratégicamente”. No obstante, según lo aportado por los expertos reunidos en las jornadas, “es difícil que los gestores piensen a largo plazo”. Al respecto, comentó, por ejemplo, la necesidad de trabajar en la construcción de estructuras “que no sean fácilmente dañadas por el fuego” e iniciativas que se centren en la protección de la población y ordenación del territorio, entre otros aspectos.

Al respecto, manifestó que en ocasiones no se toman acciones porque los gestores cuentan únicamente con indicios. “Hay que prestarles mucha atención y no esperar parados”, avisó Izquierdo en base a las manifestaciones realizadas por los expertos en las jornadas.

“Aplicar el principio de prevención requiere actuar sobre las bases de los conocimientos que tenemos en ese momento y no esperar”, afirmó Izquierdo y recordó que las ciencias “tienen mucho de inesperado” y “no se pueden experimentar en las mismas condiciones”.

LARGO PLAZO

Los expertos reunidos en el foro subrayaron que los desastres ambientales representan “un problema de largo plazo y de fondo”. Así, Izquierdo puntualizó que el 40% de los gallegos –jóvenes en su mayoría– consideran el entorno natural como la “principal causa de valoración” de un territorio. “Es un problema social”, precisó.

“La interacción del medio ambiente y de la sociedad importan mucho a la población gallega”, dijo y añadió que los más preocupados son menores de 30 años; “el futuro”, según matizó.

Con todo, explicó que, según la visión de los economistas que participaron en el evento, no se debe “depreciar o penalizar” el largo plazo. “Cabe evaluar económicamente los daños que a largo plazo tienen las catástrofes”, aseveró y añadió que no se debe olvidar “la irreversibilidad de los fenómenos de los desastres medioambientales” ya que, según recordó, “los daños del ‘Prestige’ en el primer año cambiaron a lo largo del tiempo”.

La EGAP prevé la celebración de un segundo seminario, que suponga una “reflexión de fondo” como en el caso de las citadas jornadas, en el primer trimestre de 2008, aunque por el momento no hay un tema decidido. Así, comentó que la idea se centra en acoger un seminario trimestral, con continuidad bitrimestral.
http://www.elprogreso.es/

Dr. Ricardo Villanueva @ August 11, 2007

se disparó la cantidad de muertes producidas por catástrofes.

Posted in Desastres naturales on 4 noviembre, 2007 by Yo por la naturaleza

Desastres naturales, se disparó la cantidad de muertes producidas por catástrofes.

inundación

Gran preocupación por el balance del año 2008, relacionado con la pérdida de vidas humanas como consecuencia de los desastres naturales, ha causado en la Organización de Naciones Unidas (ONU), al confirmarse un número total de 235.000 personas muertas en dicho año.
Si bien los desastres naturales en cantidad fueron menores, las consecuencias de los mismos, respecto a la pérdida de vidas humanas fueron mayores, según la Estrategia Internacional de Reducción de Desastres (ISDR), el ciclón Nagir de Birmania fué el más destructor  de los desastres, ocasionando la muerte de 138.000 personas, seguido del terremoto en la ciudad China de Shichuan que se llevó 87.000 vidas.
El director de la Estrategia, Sálvano Briceño, explicó que los efectos de los desastres son cada vez mayores, entre otros motivos porque ha aumentado mucho la población que vive en áreas urbanas de alto riesgo.
Además, el cambio climático avanza y se ha incrementado la degradación ambiental, agregó.
“Con esos factores más la pobreza acumulada que expone a las comunidades más necesitadas a estos peligros, el problema no se puede resolver fácilmente. Es un proceso a largo plazo. Tenemos confianza y optimismo, pero desde luego es un gran desafío y urge actuar rápidamente, como le repetimos a los gobiernos todo el tiempo”, subrayó Briceño.
Haciendo un repaso cronológico de los otros desastres con menor número de víctimas, pero no menos destructivos ya que perdieron sus habitats cientos de miles de personas  a continuación listamos los mismos:
Estados Unidos, al menos 10 muertos por tormentas de nieve.
Ruanda: Veintitrés personas murieron y 50 resultaron heridas por un sismo de 5,0 grados en la escala de Richter ocurrido en el oeste de Ruanda.
Estados Unidos, al menos 23 muertos y 100 heridos por la serie de tornados.
Bolivia, 56.986 familias damnificadas, 52 muertos y cuatro desaparecidos por inundaciones.
China. las nevadas causaron en China 129 muertos y daño de más de 21.000 millones de dólares.
Ecuador: intesas lluvias e inundaciones dan como resultado al menos 55 muertos y miles de afectados. 3.500 familias permanecen albergadas, y más de 22.000 casas se encuentran dañadas.
Filipinas: el tifón Fengshen, que ha afectado el sur y centro del país, ya ha cobrado 598 vidas. Se ha evacuado unas 60.000 personas por el peligro de inundaciones.
Chile: el mayor temporal registrado en el país en los últimos cuarenta años en las regiones del Maule y la Araucanía, deja 4 muertos, 20.000 damnificados y 2.000 viviendas muy dañadas.
Haití: se elevan a 658 los muertos por el huracán Hanna tras encontrarse 500 cadáveres en Gonaives.
Argelia: 45 fallecidos por un temporal de intensas lluvias en el sur del país.
Kirguizistán: Un terremoto de magnitud 8 deja al menos 72 muertos.
Honduras: Las lluvias dejan 23 muertos en el país.
Pakistán: un terremoto de 6,4 grados causa la muerte al menos a 160 personas.
Colombia: al menos diez muertos tras la erupción del volcán Nevado del Huila .
Brasil: la cifra de muertes provocadas por las lluvias torrenciales que afectan al sur del país desde hace 10 días llega a 114.
Zimbabue: la OMS confirma 1.564 muertes debidas a la epidemia de cólera que afecta al país. La cifra sólo se refiere al área urbana del país.

Pobreza hace vulnerable a Centroamérica a desastres naturales

Posted in Desastres naturales on 4 noviembre, 2007 by Yo por la naturaleza

SAN SALVADOR.- La pobreza, la depredación ambiental y la “inadecuada distribución poblacional” colocan a Centroamérica como blanco constante de desastres naturales, según un informe patrocinado por la Unión Europea y elaborado por expertos europeos y de la región.

“Los desastres naturales no son los elementos más dañinos, es la vulnerabilidad socioambiental como la pobreza, la exclusión social, las epidemias y la falta de agua potable lo que hace que nuestras comunidades sean más vulnerables que en otras latitudes”, declaró a la AFP Ángel Ibarra, uno de los autores del estudio.

La problemática de los desastres naturales nunca había sido tomada en cuenta por los planes de desarrollo económico y social de los países centroamericanos, según un informe de la UE.

La problemática de los desastres naturales nunca había sido tomada en cuenta por los planes de desarrollo económico y social de los países centroamericanos, según un informe de la UE.

La “Evaluación y Prevención de Riesgos Ambientales en Centroamérica” fue elaborada por expertos de universidades de Francia, España, Italia, México, Nicaragua y El Salvador con el propósito de ilustrar a la población y a las autoridades sobre cómo prepararse para afrontar desastres.

“A pesar de la diversidad de factores que intervienen en los desastres en las últimas décadas, las que más han estado presentes son la exclusión social, la pobreza estructural, la depredación ambiental y la cada vez más inadecuada distribución poblacional”, subraya.

Grandes segmentos de la población, con la tolerancia de las autoridades, hacen un uso inadecuado del suelo, aceleran la deforestación y viven en las faldas de volcanes o en otras zonas de alto riesgo por su alta sismicidad.

En diferentes zonas de esta región de más de 40 millones de habitantes se pueden observar “procesos expansivos e incontrolados de urbanización”, advierte el estudio.

Los gobiernos centroamericanos han mostrado ante los fenómenos naturales una actitud “reactiva” y para manejar los “riesgos potenciales” lo más visible ha sido “la ignorancia”, destaca el informe.

Con unos 533.000 km2, Centroamérica está ubicada en el llamado “cinturón de fuego del Pacífico” y está expuesta a mortíferos terremotos.

Otra de las amenazas en la región son los huracanes tanto en la costa del  Caribe y del Pacífico.

El estudio recuerda que más de 100 desastres naturales entre 1960 y 1999 han acumulado 56.669 muertos, 123.346 heridos y 10,2 millones de desplazados o evacuados.

Las pérdidas económicas son también elevadas, y el huracán Mitch y otros fenómenos naturales ocurridos entre 1996 y 1999 costaron a la región 16.000 millones de dólares y provocaron la reducción de 1,3% del PIB regional.

El estudio concluye que a pesar de la magnitud de los daños causados por los eventos a los que ha estado sometido el istmo, “la problemática de los desastres nunca había sido tomada en cuenta por los planes de desarrollo económico y social de los países centroamericanos”. (AFP)

inundación

Posted in Desastres naturales on 3 noviembre, 2007 by Yo por la naturaleza

 

Desastres naturales, se disparó la cantidad de muertes producidas por catástrofes.

inundación

Gran preocupación por el balance del año 2008, relacionado con la pérdida de vidas humanas como consecuencia de los desastres naturales, ha causado en la Organización de Naciones Unidas (ONU), al confirmarse un número total de 235.000 personas muertas en dicho año.
Si bien los desastres naturales en cantidad fueron menores, las consecuencias de los mismos, respecto a la pérdida de vidas humanas fueron mayores, según la Estrategia Internacional de Reducción de Desastres (ISDR), el ciclón Nagir de Birmania fué el más destructor  de los desastres, ocasionando la muerte de 138.000 personas, seguido del terremoto en la ciudad China de Shichuan que se llevó 87.000 vidas.
El director de la Estrategia, Sálvano Briceño, explicó que los efectos de los desastres son cada vez mayores, entre otros motivos porque ha aumentado mucho la población que vive en áreas urbanas de alto riesgo.
Además, el cambio climático avanza y se ha incrementado la degradación ambiental, agregó.
“Con esos factores más la pobreza acumulada que expone a las comunidades más necesitadas a estos peligros, el problema no se puede resolver fácilmente. Es un proceso a largo plazo. Tenemos confianza y optimismo, pero desde luego es un gran desafío y urge actuar rápidamente, como le repetimos a los gobiernos todo el tiempo”, subrayó Briceño.
Haciendo un repaso cronológico de los otros desastres con menor número de víctimas, pero no menos destructivos ya que perdieron sus habitats cientos de miles de personas  a continuación listamos los mismos:
Estados Unidos, al menos 10 muertos por tormentas de nieve.
Ruanda: Veintitrés personas murieron y 50 resultaron heridas por un sismo de 5,0 grados en la escala de Richter ocurrido en el oeste de Ruanda.
Estados Unidos, al menos 23 muertos y 100 heridos por la serie de tornados.
Bolivia, 56.986 familias damnificadas, 52 muertos y cuatro desaparecidos por inundaciones.
China. las nevadas causaron en China 129 muertos y daño de más de 21.000 millones de dólares.
Ecuador: intesas lluvias e inundaciones dan como resultado al menos 55 muertos y miles de afectados. 3.500 familias permanecen albergadas, y más de 22.000 casas se encuentran dañadas.
Filipinas: el tifón Fengshen, que ha afectado el sur y centro del país, ya ha cobrado 598 vidas. Se ha evacuado unas 60.000 personas por el peligro de inundaciones.
Chile: el mayor temporal registrado en el país en los últimos cuarenta años en las regiones del Maule y la Araucanía, deja 4 muertos, 20.000 damnificados y 2.000 viviendas muy dañadas.
Haití: se elevan a 658 los muertos por el huracán Hanna tras encontrarse 500 cadáveres en Gonaives.
Argelia: 45 fallecidos por un temporal de intensas lluvias en el sur del país.
Kirguizistán: Un terremoto de magnitud 8 deja al menos 72 muertos.
Honduras: Las lluvias dejan 23 muertos en el país.
Pakistán: un terremoto de 6,4 grados causa la muerte al menos a 160 personas.
Colombia: al menos diez muertos tras la erupción del volcán Nevado del Huila .
Brasil: la cifra de muertes provocadas por las lluvias torrenciales que afectan al sur del país desde hace 10 días llega a 114.
Zimbabue: la OMS confirma 1.564 muertes debidas a la epidemia de cólera que afecta al país. La cifra sólo se refiere al área urbana del país.

Desastres naturales en el mundo; provocados por el hombre…

Posted in Desastres naturales on 2 noviembre, 2007 by Yo por la naturaleza

Si bien es cierto que a lo largo de la existencia del ser humano, sobre la faz de la tierra se han producido desastres naturales, éstos, en lo que va del presente año, como nunca han sido constantes y terribles.

Primero fue Haití, donde el 12 de enero, minutos antes de las 5 de la tarde, se registró un sismo de 7.0 grados en la escala de Richter, cuyos efectos en la nación más pobre de América Latina fueron devastadores; casi 200 mil muertos, una cifra superior a los 250 mil heridos y más de un millón de personas se quedaron sin hogar. Continúa… (haga click abajo en “leer más”).

Sin embargo, aunado a lo anterior, nuestros hermanos haitianos sufrieron no sólo la desgracia referida, sino también, la demostración plena de una anarquía absoluta.

Fue palpable la falta de autoridad, los saqueos eran incontrolables, la zozobra se apoderó de la ciudadanía, al observar como los cadáveres de familiares, amigos y vecinos se descomponían en las calles.

El drama llegó a tal extremo, que otros países, en especial los Estados Unidos, se hicieron cargo de la situación intentando implantar cierto orden.

Posteriormente la catástrofe se presentó en Chile; el sábado 27 de febrero hubo un movimiento telúrico de 8.8 grados Richter, el cual fue sentido desde Ica, Perú hasta Buenos Aires, Argentina y Sao Paulo, Brasil.

En suelo chileno las zonas más afectadas fueron Concepción, Valparaíso, Santiago entre muchas localidades rurales como Rancagua. Las víctimas fatales en Chile alcanzaron la cantidad de 486, cerca de 500 mil viviendas con severo deterioro, y un total de 2 millones de damnificados. Sin dejar de lado el tsunami que instantes después abatió las costas chilenas, en específico el poblado de San Juan Bautista, mismo que fue arrasado casi en su totalidad por el oleaje.

No obstante, lo menos malo, es que a diferencia de Haití, en Chile sí existió la presencia de un gobierno fuerte, que orientó bien el esfuerzo; muestra de tal afirmación es que los daños se vienen superando.

Sucesos similares han acaecido en todo el mundo, por ejemplo en China, el pasado 13 de abril, un sismo de 7.8 grados Richter acabó con la vida de casi 5 mil personas, y poco más de 10 mil resultaron heridas, ello en la provincia de Sichuan.

Hoy inclusive, en sitios donde no se conocían problemas de terremotos, como Granada, España, se registran temblores de casi 5 grados en la escala de Richter, el más reciente en estas latitudes, tuvo lugar el pasado 12 de abril.

Por si fuera poco, en los últimos días ha dado mucho de que hablar el volcán Eyjafjallajokull, ubicado en Islandia, ya que al hacer erupción, la ceniza expulsada por dicho volcán, provocó el cierre de varios aeropuertos europeos, con la concebida pérdida de varios millones de euros, derivada de las múltiples cancelaciones en los vuelos.

No podemos olvidar los tsunamis como los acontecidos el 26 de diciembre de 2004 en el Océano Índico, cuando un sismo en sus aguas de 9 grados Richter, afectó de forma atroz diversas costas de Indonesia, Tailandia, Kenia, Tanzania, e India; alcanzando la escalofriante cifra de 300 mil muertos, y el número de damnificados, hasta la fecha no se sabe a ciencia cierta cuál es.

En nuestra propia patria, los mexicanos hemos padecido la fuerza destructora de la naturaleza; los huracanes son cada vez más poderosos y constantes. Empero sólo esperamos atemorizados, que no vuelva a ocurrir un sismo de gran intensidad como el de 1985, esencialmente, porque como bien sabemos, no contamos con autoridades capaces de responder ante una contingencia tan grave.

Resulta en verdad preocupante; ya no existen las estaciones del año, lo mismo llueve en primavera que en invierno, hace frío en marzo y calor en diciembre.

Una cosa es innegable, estamos destruyendo nuestro planeta de manera irreversible, el ser humano está empecinado con acabar con su propia casa; todo sin duda, porque carecemos de una política ecológica adecuada.

En ese sentido, debemos hacerle un duro reclamo a los obtusos e irresponsables gobernantes del planeta, porque no se realiza nada por ayudarlo; evidencia tangible es la galopante atómica, ya que sin ton ni son, se hacen pruebas por doquier. Obviamente el globo terráqueo responde ante semejante insensatez; ojalá estemos aún a tiempo de rescatarlo.

Por: Eduardo López Betancourt / Revista Candelero www.candelero.com.mx

Los desastres naturales

Posted in Desastres naturales on 1 noviembre, 2007 by Yo por la naturaleza

Los desastres naturales pueden tener un efecto devastador en la vida de la gente, en la economía y en la infraestructura.

El tsunami que se produjo en el Océano Índico en diciembre de 2004 y el terremoto de Pakistán en octubre de 2005 causaron grandes estragos, dejando un saldo de cientos de miles de muertos y millones de sobrevivientes sin hogar. En agosto de 2005, Katrina se convirtió en uno de los huracanes más mortales y costosos en la historia de los Estados Unidos.

Más recientemente, el terremoto que devastó Haití en enero del 2010 y las inundaciones de agosto del mismo año en Pakistán que desplazaron a millones de personas de sus viviendas nos hacen pensar que en vista de esta reciente serie de desastres, se necesita cambiar la forma en la que pensamos sobre esos fenómenos naturales y en las acciones que se pueden tomar para hacerles frente a esas amenazas.

Se podría evitar o reducir el daño que ocasionan los desastres naturales si se invirtiera más en la prevención y preparación. Aunque esto parece obvio, recién en los últimos años, los donantes y los responsables de adoptar decisiones han comenzado a hacer hincapié en la prevención de desastres, además de la recuperación posterior al desastre. La adopción de este enfoque exigirá un cambio completo de actitud con respecto a los desastres, lo cual podría llevar años. ¿Por qué?

Gestión proactiva de riesgos: Preparación para futuros desastres

Muchos países pobres piensan que la gestión en caso de desastres es un lujo que pueden darse únicamente los países ricos. Es difícil lograr que la gente comprenda la importancia de la gestión en caso de desastres y riesgos dentro del país:

La gente cree que los gobiernos son responsables de la recuperación posterior a un desastre.

Muchos consideran que los desastres son la voluntad de Dios y no creen que se puedan realizar preparativos por adelantado para atenuar su impacto.

Los políticos y las personas responsables de adoptar decisiones tienen que atender necesidades más apremiantes y probablemente sea difícil lograr que se concentren en la gestión en caso de desastres. Por otra parte, es probable que no estén en sus cargos cuando suceda el desastre. Además, dado que la comunidad internacional siempre ayuda en la recuperación, los responsables de tomar decisiones tienen poca presión económica y pocos incentivos políticos para dedicarse a la prevención de desastres.

Turquía: Pionera en gestión de desastres

En agosto de 1999, un violento terremoto sacudió la región de Marmara en Turquía y causó más de 15.000 muertos, dejando a varios cientos de miles sin hogar y causando grandes daños materiales en la principal región industrial del país.

El Banco Mundial, en cooperación con la Unión Europea, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), los donantes bilaterales y el gobierno turco, elaboró rápidamente un programa global para guiar el proceso de reconstrucción.

Los fondos del Banco se repartieron entre la reconstrucción y la introducción de intervenciones para minimizar las consecuencias económicas y sociales de los desastres.

Este esfuerzo de reconstrucción ayudó a establecer una nueva norma para la gestión de riesgos naturales. El programa de reconstrucción financió viviendas e infraestructura para las víctimas y sus comunidades. El componente de intervención del proyecto giró en torno a:

  • Introducción de un moderno sistema de seguros en caso de desastres (Consorcio de Seguros contra Riesgos Catastróficos de Turquía)
  • Creación de una nueva entidad de gestión de emergencias (Organismo de Gestión de Emergencias de Turquía)

Esta labor ha aumentado el interés por los proyectos de gestión de riesgos de amenazas en otros países de Europa Oriental, Asia, América Latina y el Caribe.

La prevención es mejor que la reconstrucción

La administración de desastres naturales ocupa una suma importante de los préstamos que otorga el Banco Mundial. De 1984 al 2009, el Banco Mundial gastó US$ 52 mil millones en proyectos relacionados con desastres.Este enfoque proactivo de la gestión de desastres naturales busca:

  • Incorporar la gestión de desastres en todos los proyectos del Banco Mundial a fin de asegurar que los futuros esfuerzos de desarrollo ayuden a prevenir catástrofes.
  • Alentar a los gobiernos para que reduzcan el riesgo de desastres.

Cuando el planeta se enfurece. La prevención de desastres naturales

A %d blogueros les gusta esto: