Archive for the Sin categoría Category

Hola amigos y amigas!

Posted in Sin categoría on 28 junio, 2008 by Yo por la naturaleza

hebergeur d'image

 

  Hello friends!

Hola amigos !

Este mensaje es par todos, para agradeceros que habéis estado hay días tras días; a pesar de mi larga ausencia

Estoy ya bien después de la operación de mi ojo y el postoperatorio, aun no tengo mis gafas hasta el día 19 que tengo que ir

He estado también unos días fuera; después de la llegada de Jorge que ha estado un mes trabajando en Santander, pues como le he dicho a mi amiga Toñy esta mañana no esta la cosa para rechazar ningún trabajo, gracias a dios este lunes vuelve a trabajar pero aquí en Sevilla asta final de octubre ¡esperamos¡¡ claro

En fin que me alegra mucho volveros a ver de nuevo y estar en casa trocitos de vuestros corazones

Un beso muy fuerte

Nos vemos a lo largo de esta semana

 

La industria financia la mayoría de los ensayos clínicos hechos en España

Posted in Sin categoría on 27 junio, 2008 by Yo por la naturaleza

El pasado 26 de marzo, The New York Times destapaba que la tabaquera Vector Group había financiado un estudio clínico publicado en New England Journal of Medicine . Lo había hecho a través de la Fundación para el Cáncer de Pulmón, ya que ninguna revista seria se haría eco de un estudio pagado por uno de los sectores que más se cree que perjudica a la salud, el del tabaco.
La noticia no sólo puso en evidencia a la investigadora del Weill Cornell Medical College que dirigió el trabajo, Claudia Henschk y a la revista a la que habían colado el gol. También dio que pensar sobre la validez de sus resultados. Y es que el ensayo clínico afirmaba que el 80% de las muertes por cáncer de pulmón podría evitarse si se generalizara el uso de una afinada prueba de diagnóstico por imagen, el TAC.
Tal y como declaró al NYT un antiguo director del NEJM, Jerome Kassirer, cabría preguntarse qué buscaba la tabaquera: ¿quizás demostrar que el cáncer de pulmón no es para tanto porque haciéndose cribado se salvaría a los afectados?
La fuente de financiación de un trabajo es un aspecto poco publicitado, pero básico a la hora de evaluar un ensayo clínico. La industria farmacéutica está detrás de la mayoría de los ensayos diseñados para probar la eficacia de un medicamento. Según datos de la Agencia Española del Medicamento, la cifra no ha bajado del 85% –sólo en financiación directa– en los últimos años.
Así lo confirma también el director de la Fundación Institut Català de Farmacología, Joan Ramón Laporte, que habla incluso de un porcentaje mayor, que puede llegar al 95%.
Para este profesional, uno de los principales problemas de esta financiación casi exclusiva es lo que motiva el diseño de los estudios: “Las preguntas de la industria están dictadas por la necesidad de desarrollar un medicamento, no por la curiosidad científica”.
Pone un ejemplo: “Cuando un fármaco es eficaz pero también tiene efectos secundarios, el investigador independiente se preguntará si bastaría con la mitad de la dosis para conseguir el mismo efecto. Esto no le interesa a la industria”.
También ve problemático el hecho de que los laboratorios paguen a los investigadores: “Para que el ensayo tenga validez, se necesita probar el fármaco en muchos pacientes y se elige a los investigadores que más enfermos puedan aportar. Como, además, se les paga por paciente incluido, éste se convierte en la mercancía”.
Tendencia creciente
Laporte es uno de los promotores del ensayo clínico independiente del fármaco Sativex, hecho con componentes de la marihuana . Considera que sin duda hace falta más investigación clínica pero reconoce que el Ministerio de Sanidad está haciendo un esfuerzo.
Así se explicaría la creación del primer Consorcio de Apoyo a la Investigación Biomédica en Red, para dotar de mecanismos estables que permitan fomentar la investigación clínica independiente. También hay ayudas, convocadas en 2007 y que, dotadas con 20 millones de euros, financian ensayos clínicos con determinadas prioridades, entre las que destaca el desarrollo de estudios con medicamentos huérfanos, los más damnificados por la financiación casi única por parte de los laboratorios.
Las enfermedades que afectan a pocas personas no interesan al negocio farmacéutico. Aunque puede parecer lógico, también se puede percibir como injusto, sobre todo si se tiene en cuenta la cantidad de dinero que gastan los laboratorios en investigación.
Aunque Laporte no se aventura a decir una cifra, reflexiona: “La mayoría de los ensayos clínicos que se desarrollan en España son multicéntricos; si se calcula que, en cada uno, participan 50 pacientes y que, por enfermo, se le paga al investigador una media de 600 euros, se puede deducir que se gastan unos 30.000 euros por ensayo; no hay más que multiplicar esta cifra por los 500 ensayos que se hacen al año”

¿Que es el DHA? [art. Semana Vegetal]

Posted in Sin categoría on 26 junio, 2008 by Yo por la naturaleza

El ácido docosahexanóico (DHA) es un ácido esencialmente graso del tipo omega-3. Químicamente, es un ácido carboxílico.
DHA es una abreviatura en inglés que significa Ácido-Docosa-Hexaenoico (Docosa-hexaenoic-acid). Es un ácido graso vital para el desarrollo y mantenimiento óptimo de la salud.
Es posible metabolizar DHA a través de la conversión en el organismo del ALA, otro ácido graso omega-3, pero el grado de conversión es reducido, por lo que es difícil obtener a través de la conversión del ALA la cantidad recomendada de 220 mg diarios de DHA.
Podemos encontrarlo en peces de agua fría (como el salmón, el arenque o la anchoa) y según estudios recientes por médicos y científicos de Europa, en un atún de calidad especial, en el aceite de hígado de bacalao y en algunas algas microscópicas. Estas últimas son la fuente de DHA de los peces, y una opción dietética para vegetarianos y veganos.
A raíz de los estudios que comenzaron a desarrollarse para analizar las propiedades de los omega-3 y en especial del DHA, hace 3 años se obtiene en Europa el DHA más puro que existe en el mercado: al 70% en forma de triglicéridos cuya importancia es la absorción y biodisponibilidad que tiene.
El DHA en el mercado se encuentra de 50, 60 y 70% en forma de etil o metil ésteres, el DHA europeo está en forma de triglicéridos cuya importancia es la absorción y la biodisponibilidad.
Los triglicéridos de DHA son los que mejor se absorben y tienen más implicaciones fisiológicas y metabólicas.
Cuando se compra un DHA de baja concentración, por ejemplo un DHA de pescado, se está comprando un aceite con un contenido de DHA de entre 15 a 20%. Algunas personas creen que al tomar estos DHA con concentraciones del 15 al 20% en una mayor dosis al día va a igualar el porcentaje del DHA de 70% que mencionamos; sin embargo numerosos estudios en Japón han demostrado cómo los efectos metabólicos de un DHA al 70% son superiores a uno de baja concentración.
Al mismo tiempo que crece la sensibilización en materia de alimentación y salud, aumenta en Europa la aceptación del pescado como opción alimentaria sana. El pescado constituye una fuente importante de proteínas de alta calidad, minerales y vitaminas. Además, el pescado azul es rico en ácidos grasos poliinsaturados (AGPI) omega-3, cuyas propiedades para la salud son un hecho reconocido. Recientemente, la confianza del público se ha visto mermada a raíz de un informe que destacaba los riesgos asociados a una exposición a contaminantes medioambientales como el mercurio y las dioxinas, que como se sabe se acumulan en el pescado. Sin embargo, tanto los datos disponibles como la interpretación que avanzan las autoridades competentes indican que los niveles de contaminantes que se encuentran en el pescado azul y en el atún del que se extrae el Alfa DHA, están muy por debajo del límite que se considera peligroso, lo que lo hace único y característico, si bien si poseen ciertas cantidades elementos muy perjudiciales para la salud.

El 15% de los escolares no ha probado una naranja

Posted in Sin categoría on 25 junio, 2008 by Yo por la naturaleza

 

 

Somos lo que comemos. Y los niños comen muy pocas naranjas, tomates y espinacas. El 32% de los escolares de entre 8 y 11 años no ha probado nunca las espinacas, el 23% no sabe qué gusto tiene un tomate y el 15% no ha comido jamás una naranja. Parece imposible, pero es cierto, según un estudio elaborado por la Fundación Dieta Mediterránea, que promueve talleres de cocina en los colegios españoles.
La situación se repite, según el estudio presentado ayer en Barcelona, con otros productos que habitualmente tenemos en la despensa como las aceitunas negras, los espárragos, los piñones, el atún en conserva y la cebolla.
Las encuestas se han realizado a los alumnos que han participado en talleres, 25.000 en toda España y 2.500 de ellos en Barcelona. “Existe un gran desconocimiento de algunos de los productos típicos de la dieta mediterránea y muchas veces la causa es que los niños no comen en casa como deberían comer”, explica Joan Castells, director de la fundación.

Las ventajas de comer verde

Posted in Sin categoría on 24 junio, 2008 by Yo por la naturaleza

 

Sensaciones habituales de cansancio, tensión muscular e incluso calambres o temblores musculares, que se acentúan más por la noche, pueden ser consecuencia de la deficiencia mineral de magnesio (también de potasio). Muchas personas se ven reflejadas en estos síntomas, que no revelan la existencia de enfermedad, pero sí una sensación de persistente malestar, por el cansancio que supone para el organismo la tensión muscular constante.
Si se analizan los hábitos alimentarios actuales, no es difícil que a medio y largo plazo se refleje física y psíquicamente la falta de estos minerales. Son las verduras de hoja verde, los frutos secos, las legumbres y los cereales integrales (principalmente el germen de los cereales), los alimentos en los que abundan. Pero comer verduras, y sobre todo, comer cada día las dos raciones de hortalizas o verduras aconsejadas por los organismos de salud pública y nutrición, sigue siendo una asignatura pendiente para gran parte de la población. La poca costumbre de comer este tipo de alimentos a diario, y menos aún frutos secos y alimentos integrales, pueden explicar la aparición a largo plazo de cansancio permanente y lesiones musculares, o la sensación de agarrotamiento y de piernas pesadas e hinchadas.
Las estadísticas hablan
Los datos sobre los hábitos alimentarios de la población vienen reflejados en el Panel de Consumo Alimentario, desarrollado por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) desde el año 1987. El estudio permite valorar uno de los aspectos más significativos del cambio en el comportamiento alimentario en España, mediante el reflejo de pautas alimentarias que coinciden con el resto de países occidentales. Los últimos datos, del año 2005, reflejan que el consumo de frutas y hortalizas se ha incrementado ligeramente (4,2%), aunque dista bastante de las recomendaciones: al menos dos raciones diarias de hortalizas para proveer al organismo de todos los nutrientes que concentran estos alimentos. “Algo verde” tanto en la comida como en la cena, al menos una ensalada diaria y otra ración como plato principal o como acompañamiento de un segundo plato, es la aportación ideal de estos alimentos en un día.
Son varias las razones nutricionales que aconsejan comer verde. Principalmente porque su ausencia se refleja en la salud física y en el estado de ánimo. Son la fuente natural más concentrada en fibra, colorantes y vitaminas antioxidantes; además, su riqueza en minerales como el potasio y el magnesio, que participan directamente en la contracción y relajación muscular, tiene sus repercusiones en el estatus nutricional tanto de quien las consume como de quien no. El hecho de que sean la fuente natural más concentrada en fibra, colorantes y vitaminas antioxidantes; y su riqueza en minerales como el potasio y el magnesio, que participan directamente en la contracción y relajación muscular, tiene sus repercusiones en el estatus nutricional de quien las consume o no las incluye de forma habitual.
Salud muscular
Se necesitan como mínimo dos raciones diarias de hortalizas para proveer al organismo de todos sus nutrientes. El magnesio está distribuido en nuestro organismo fuera y dentro de las células. Su forma extracelular interviene en la transmisión nerviosa y muscular (neuromuscular), y desempeña una función primordial en la relajación muscular y en el buen funcionamiento del músculo cardiaco (corazón). El magnesio intracelular forma parte de la matriz ósea. Si cualquier persona puede notar la carencia de magnesio en su tono muscular, la falta de este mineral en los deportistas adquiere todavía más valor. Este mineral desempeña, en equilibrio con el calcio, un rol importante en la función del músculo, en sus movimientos de relajación y contracción. Un déficit de magnesio originaría una excitación nerviosa y muscular excesiva (calambres, mialgias o dolor muscular intenso), latidos cardiacos irregulares y debilidad. Además, este mineral está implicado en los procesos metabólicos de transferencia y liberación de energía. El esfuerzo muscular que se hace durante el deporte (unos deportes son más exigentes que otros), genera pérdida de magnesio, y la falta del mismo conduce a una reducción de la capacidad de resistencia y de adaptación al esfuerzo. De ahí que los deportistas deban tener presentes a los vegetales cada día como fuente esencial de este mineral.
Contra la anemia, clorofila
La clorofila es el pigmento vegetal que confiere el característico color verde a las verduras. Se encarga de absorber los fotones de luz necesarios para realizar la fotosíntesis. Gracias a este proceso, la energía luminosa se transforma en energía química, las plantas liberan oxígeno a la atmósfera y fabrican los azúcares necesarios para su crecimiento. En algunas verduras, el color verde que da la clorofila es evidente. Es el caso de las acelgas, las espinacas, el brócoli o el romanesco (una variedad de coliflor). Otras, como la zanahoria, también contienen clorofila, pero enmascarada por los carotenoides como el beta-caroteno, pigmento que resalta su color naranja intenso. La clorofila posee efectos antianémicos, por lo que el consumo de verduras verdes se recomienda en casos de anemia. La molécula de esta sustancia se asemeja a la de hemoporfirina, compuesto que participa en la síntesis de la molécula de hemoglobina de los glóbulos rojos, responsable del transporte de oxígeno en la sangre y cuya deficiencia se asocia a anemia. La diferencia entre una y otra es que tienen metales diferentes. El grupo hemo de la hemoglobina contiene un átomo de hierro, mientras que la porfirina de la clorofila lleva un átomo de magnesio. De hecho, es la clorofila la que da riqueza en este mineral a los vegetales y, en especial, a las verduras de hoja verde. De ahí a que las primeras aplicaciones de la clorofila se dirigieron hacia su uso terapéutico en el tratamiento de la anemia. La mejor forma es aprovecharla a través de los vegetales crudos (en ensaladas, por ejemplo), ya que la clorofila es poco estable al calor.

Se puede comer carne de cerdo sin matar a un cerdo?

Posted in Sin categoría on 23 junio, 2008 by Yo por la naturaleza

Investigadores de Holanda están intentando producir carne de cerdo en un laboratorio con el objetivo de alimentar a millones de personas sin la necesidad de criar y matar animales. Aparentemente, sería totalmente posible obtener tejido muscular de cerdo totalmente “in vitro”.
Bernard Roelen, profesor de ciencias veterinarias de la universidad de Utrecht, ha dicho en una entrevista “estamos intentando obtener carne sin la necesidad de matar a animales.”. Aún en las primeras etapas de experimentación, la idea de Roelen consiste en sustituir la carne de ganado por un proceso que elimine la necesidad del pienso, el transporte, la utilización del suelo y evite las emisiones de metano expelido por el intestino de los herbívoros, responsables de la mayor parte del contenido de esos gases en la atmósfera.
“Los animales dañan el medio ambiente. La cría de animales solo para comerlos no amigable con el entorno,” dijo Roelen. Los “animales necesitan crecer, y los animales producen muchas desechos que no son aprovechables”.
Los habitantes de una nación desarrollada consumen anualmente un promedio de 43 kilogramos ‘per cápita’ de las aves de corral, carne de vaca, cerdo y otras carnes. Esta cantidad se incrementa en un 2% anual, según demuestran las estadísticas de algunas organizaciones de agricultura de las Naciones Unidas.
Interrogado acerca de si la gente seria capaz de aceptar la carne producida en el laboratorio, Roelen aseguró que era muy probable, ya que la mayor parte de la carne que se consume es procesada de forma que resulta prácticamente irreconocible. De hecho, dijo que “esperamos que haya bastante demanda, a pesar de que alguna gente pueda tener problemas con ella. La gente puede pensar que es algo artificial, pero lo cierto es que gran parte de la carne que se consume ya es artificial.”
Investigaciones similares se llevan a cabo en los Estados Unidos, incluso algunos experimentos son financiados por la NASA, para determinar si esta carne se puede producir para los astronautas durante misiones espaciales prolongadas.
Seguramente pasaran algunos años antes de la carne producida en laboratorios y fábricas sea puesta a la venta en las góndolas de los supermercados. Por ahora Roelen y su equipo han hecho crecer solamente delgadas capas de células que no se parecen en nada a un filete de cerdo. Durante el proceso, los investigadores primero aíslan células de los músculos, que tienen la capacidad de crecer y multiplicarse. Luego las estimulan y ejercitan mediante descargas eléctricas.
El proceso debe ser mejorado para lograr tejidos más gruesos, lo que representa un desafío ya que la carne producida por este método carece de los vasos sanguíneos necesarios para entregar nutrientes a las fibras del músculo.

Veganismo

Posted in Sin categoría on 22 junio, 2008 by Yo por la naturaleza

Premio Nobel promueve dieta vegetariana contra cambio climático

“Ninguno de los precandidatos presidenciales para las elecciones en Estados Unidos plantea la urgencia del problema del cambio climático”, señala en su reciente trabajo Lester Brown, ganador, junto a Al Gore, del premio Nobel de la Paz.
La crisis es extremadamente seria y urgente y requiere un esfuerzo de movilización de las naciones similar al realizado durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), argumenta el autor, Lester Brown, presidente del centro de estudios Instituto para Políticas de la Tierra, con sede en Washington. Brown acaba de publicar su trabajo “Plan B 3.0: Movilizarse para salvar la civilización”.
El cambio climático ocurre mucho más rápido de lo previsto por los científicos y el planeta sufrirá inevitablemente un incremento de la temperatura de por lo menos dos grados, dijo Brown a IPS, lo cual “nos colocará decididamente en la zona de peligro”.
“Ninguno de los precandidatos presidenciales para las elecciones en Estados Unidos”, que se realizarán el primer martes de noviembre, “plantea la urgencia del problema del cambio climático”, agregó.
En su opinión, las emisiones de gases invernadero, parcialmente responsables del recalentamiento global, deben reducirse en 80 por ciento para 2020.
Se trata de una meta mucho más ambiciosa que la planteada por el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), que recibió en 2007 el premio Nobel de la Paz junto con el ex vicepresidente estadounidense Al Gore (1993-2001), quien recomendó un recorte de entre 25 y 40 por ciento respecto de los niveles de emisión de 1990.
Brown estima que los datos utilizados por el IPCC están desactualizados, ya que serían de hace dos años. Estudios más recientes indican que el cambio climático se está acelerando, dijo.
Aunque confía en que el IPCC modificará esa recomendación en su próximo informe, señaló que recién se difundirá en cinco o seis años. “Demasiado tarde, tenemos que actuar ya”, aseguró.
El Plan B 3.0 de Brown recomienda medidas para llegar a 80 por ciento de reducción en las emisiones, que se basan fuertemente en el uso eficiente de la energía, las fuentes renovables y la expansión del “escudo” de árboles del planeta.
La energía eólica puede cubrir 40 por ciento de la demanda mundial con la instalación de 1,5 millones de nuevas turbinas de viento de dos megavatios. Aunque el número parece elevado, señaló Brown, se producen cada año 65 millones de automóviles en Estados Unidos.
Además, hay muchas líneas de montaje de vehículos inactivas en América del Norte y otras regiones, que podrían reconvertirse para producir turbinas de viento, agregó.
El meridional estado estadounidense de Texas planifica dotarse de 23.000 megavatios generados por energía eólica. Es el equivalente a la producción de 23 usinas que emplean carbón y suficiente para proveer energía eléctrica a 11 millones de personas, la mitad de la población de ese territorio, indicó Brown.
Estima que un alumbrado más eficiente puede reducir el uso mundial de electricidad en 12 por ciento, que permitiría cerrar 705 de las existentes 2.370 usinas alimentadas con carbón.
En Estados Unidos, los edificios comerciales y residenciales son responsables por 40 por ciento de las emisiones de carbono. El siguiente paso debe apuntar a generar electricidad de forma no contaminante para la calefacción, refrigerar y alumbrar las viviendas, afirmó.
Brown señaló que otra medida que debe adoptarse es cambiar el “combustible” humano de una dieta basada en la carne a otra vegetariana, porque esta última requiere un 25 por ciento de la energía que demanda la crianza y faena de animales.
Asimismo, cuestiona duramente el empleo de biocombustibles que se producen empleando granos como el maíz y la soja, ya que empujan al alza los precios de estos alimentos y pueden provocar una escasez de comida desastrosa para los pobres del mundo.
El crecimiento demográfico ejerce una enorme presión sobre los países en desarrollo. La adición anual de 70 millones de personas a la población mundial, señaló Brown, se concentra en naciones donde las reservas de agua se están agotando y los pozos se secan, las área boscosas se reducen, los suelos se degradan y los campos de pastura de vuelven desiertos.
Paralelamente, en sintonía con el agravamiento de estos problemas, gobiernos débiles como los de Haití, Pakistán, República Democrática de Congo, Somalia y Sudán comenzaron a desmoronases, agregó.
Año tras año aumenta el número de “Estados inviables”, que constituyen un “alerta temprana de la caída de una civilización”, comentó Brown.
El aumento en el precio del petróleo debe añadirse a la lista de problemas. Los países ricos tendrán todo el que necesiten, mientras que los pobres deberán reducir su consumo.
“El crecimiento poblacional y la pobreza demandan una atención especial del mundo desarrollado. Por primera vez en la historia tenemos los recursos para encarar adecuadamente esos desafíos”, aseguró Brown.
Asimismo, propone un impuesto mundial a los combustibles fósiles, que se incrementaría 20 dólares por tonelada cada año entre 2008 y 2020, hasta llegar a los 240 dólares por tonelada. Esta “tasa al carbono” sería compensada con una reducción en el impuesto a las ganancias.
Así se desalentaría el consumo de combustibles fósiles y se estimularía el uso de fuentes renovables de energía, argumentó.
Aunque las soluciones están al alcance de la mano, no existe una toma de conciencia sobre los riesgos que amenazan a la civilización ni la voluntad para tomar medidas.
“Salvar a la civilización no es un deporte para espectadores”, dijo Brown. “Hemos llegado a un punto en el que la deteriorada relación entre nosotros y los sistemas naturales del planeta nos convierte a todos en activistas”, agregó.
La velocidad es esencial. “Podemos cambiar nuestro estilo de vida, pero si no reestructuramos rápidamente la economía vamos a fracasar. El tiempo es nuestro recurso más escaso”, concluyó

A %d blogueros les gusta esto: